Inicio
Cobertura informativa

Los cuentos de Juan Madrid reunidos en un solo libro

por: Nancy Maestigue Prieto

Con una cubierta muy sugerente, realizada por el joven diseñador Axel Rodríguez, la Editorial Arte y Literatura publicó para esta 22 Feria Internacional del Libro, Cuba 2013, los Cuentos completos del escritor español Juan Madrid, y que fueron presentados en la sala Nicolás Guillén por Jorge Fornet, quien reconoció la valía de la producción literaria de este autor.

Cuentos completos compila cinco libros: Un trabajo fácil, Jungla, Crónicas del Madrid oscuro, Malos tiempos, Vidas criminales, cuyas historias se centran en la zona más escabrosa de la condición humana; sus personajes no pertenecen a las clases que lo poseen todo, ni son los buenos, los valientes, más bien su galería de personajes lanza una mirada especial a la vida de prostitutas, maleantes, excluidos —también conforman un núcleo importante de la sociedad— con una capacidad escritural específica a la hora de caracterizar tipos.   

Todos y cada uno de los cuentos reunidos en el volumen dan fe del talento de Madrid cuando decide enfrentarse a la concesión de una historia; capacidad que le facilita atrapar y no permitirle al lector que se aburra o canse de leer.

Para Madrid el texto literario es el producto de la ideología de quien lo escribe; la novela, el teatro, el cuento, la canción o cualquiera de las manifestaciones del arte contienen en sí mismas una carga política, pero la literatura no debe convertirse en panfleto —aunque alguna ha sido panfleto—, y en pocas palabras debe contar lo importante, afianzarse. «La mentira se detecta fácilmente, mientras que la verdad se escamotea en muchas ocasiones».

Reconoció que lo primero que había escrito eran cuentos y luego, incursionado en la novela. También quién es y adónde va. Reconoció su literatura consciente de lo que quiere contar desde una perspectiva indagatoria sobre la naturaleza humana y dentro de los agujeros oscuros, de los que está llena, tratar de llenarlos.

Se refirió a la utilidad de la literatura, de ser capaz de acabar con el discurso único y la posibilidad que esta brinda ante la necesidad de la libertad, porque, según él, los padres tienen una cuota de poder, el maestro impone su poder, el jefe tiene poder sobre sus subordinados, y así, sucesivamente. El poder está en cada paso de la vida, además del poder político y los que se derivan de él. Por eso retomó la función de la literatura para dar otra visión: una literatura útil a la comunidad, donde cada cual reconozca al otro y se proyecte en otra dimensión, para que el individuo cumpla una función beneficiosa a la sociedad; por eso le gustaría que sus cuentos fueran asumidos como un acto personal.

Reconoció a su vez, que las editoriales no son neutrales en ninguna parte. Sus publicaciones se ciñen a sus propios intereses y tendencias ideológicas o de pensamiento; pero sobre todo, el mayor interés es generar dinero, porque en algunos países la literatura no es un suceso cultural ni es inspiradora de valores y espiritualidad, más bien es una mercancía.

Siempre ha estado consciente de su condición de escritor; que para poder estudiar, pensar, leer, conocer, adquirir cultura, otros deben hacer el trabajo u oficio que él no realiza.

Dejó claro que los cuentos del libro no son policíacos, aunque aparezcan policías, porque estos policías son corruptos, como lo son otros personajes que toman vida en los distintos libros que conforman la antología.

Sus cuentos pueden ser leídos, en el fondo, y no tan en el fondo, con el corazón.