Inicio
Cobertura informativa

Mónica Olivera y Yadira Jaramillo ingresan al catálogo de la Editorial Extramuros

por: Milan Paz

Las escritoras Mónica Olivera y Yadira López Jaramillo con sus libros Indra de los endemoniados y Los inadaptados confirman que la literatura escrita por mujeres apuesta por la calidad y la creación de un universo personal, donde puede entreverse zonas aún inexploradas en el modo de contar una historia, dijo el narrador y crítico Frank David Frías en el Salón de Mayo, durante la presentación de los volúmenes.

Frías señaló cómo en las seis historias que integran Indra de los endemoniados, las mujeres que protagonizan las aventuras tienen una cuenta con el pasado, un pasado que las demoniza y le da la verdadera significación al presente que viven. Son mujeres arrastradas por un destino donde el escenario es un pretexto.

Así el lector tendrá en sus manos un libro místico, oscuro y extraño donde la crítica social llega a niveles agresivos y los temas desarrollados incluyen la prostitución y el desarraigo del patrimonio familiar, entre otros, con una mirada particular que niega la idea preconcebida de que hay temas agotados.

Destacó además la imaginación desbordada de Mónica Ravelo, el uso de un lenguaje que, sin ser rebuscado, resulta bello y sugerente dando así la medida de los demonios y las frustraciones que acosan a las protagonistas, siempre ancladas en su pasado.

Es un libro de extremos que narra con elegancia poco común en nuestros días la vida en un solar o en una mansión en ruinas. Con la misma pericia se hurga en la memoria colectiva e individual desde una posición ética no exenta de culpabilidad.

Al referirse al libro Los inadaptados ―mención en el concurso Calendario 2011―, Frías destacó que la unidad temática se disuelve a favor de la diversidad de temas y personajes que no están sujetos a una idea preconcebida. Agregó que el ritmo tiene un papel importante al “inyectar a las historias una velocidad vertiginosa” y elogió la habilidad de la autora para construir múltiples escenas en un párrafo “sin crear ruido ni confusiones”. Aunque son historias cargadas de soledad, de personajes llevados al límite en sus diversas situaciones, el libro no tiene un tono existencialista, a pesar de ser notable la influencia de autores como Balzac y Dostoievski y el sicologismo de la literatura rusa. También advirtió que si algo lacera a los protagonistas es que son inadaptados sociales, seres marcados por el ostracismo voluntario que se enfrentan a la monotonía, la nostalgia, los desmoronamientos citadinos y las grandes pérdidas.

Si bien ya el libro fue publicado en el 2010 por la editorial norteamericana Atom Press Inc. ―observó Frías― es ahora que puede alcanzar una circulación en el ámbito nacional, gracias a las gestiones de Extramuros.