Inicio
Cobertura informativa

La vida de Fidel Castro a través de instantáneas

por: Maydelis Gómez

Fidel. Fotografías, es un libro nacido del amor con que la Editorial Boloña, perteneciente a la Oficina del Historiador, “acogió la idea de consagrar un título a algo tan importante como la iconografía alrededor de la vida del Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz”, expresó la periodista Magda Resik, durante la presentación del volumen en la Calle de Madera de la Plaza de Armas del Centro Histórico capitalino.

A las instantáneas de Osvaldo Salas, Liborio Noval, Roberto Salas, Pablo Caballero y Alex Castro se le suman textos de Armando Hart Dávalos, Gabriel García Márquez, Eusebio Leal Spengler y Rafael Acosta de Arriba.

Marila Sarduy y Arturo Suárez tuvieron la idea de hacer este libro, el cual surgió tras hacer la curaduría de la exposición titulada 83 Motivos, inaugurada en 2009 en ocasión del cumpleaños del líder de la Revolución Cubana. Así nació esta obra que cuenta con más de 100 instantáneas tomadas al Comandante hasta 2012.

Aquí encontraremos las imágenes que captó Salas en 1955, en Estados Unidos, cuando Fidel hizo un periplo similar al realizado por Martí recaudando fondos y uniendo voluntades a favor de la independencia nacional. “Son imágenes que, desde la juventud, nos traen a un Fidel con un liderazgo muy notorio”, aseguró Resik.

Además, refirió que las fotos más actuales son de Alex Castro y en estas se puede apreciar que Fidel sigue siendo fotogénico, pues “en la belleza de sus años también nos atrapa con su personalidad y con su carisma muy personal”.

El libro muestra la polifacética actividad de Fidel y como indica Rafael Acosta, en él apreciamos una madurez en el tratamiento de la fotografía que se evidencia “en los encuadres, los ángulos, el balance de luces y sombras, la perspectiva y la expresividad de los rostros. En ocasiones las fotos han sido tomadas con suficiente calma y tiempo, en otras se ha tenido que capturar eso que Cartier-Bresson llamó el “momento perfecto”, es decir, esa milimétrica porción de tiempo y espacio que se congela en la cámara o se pierde para siempre, o lo que es lo mismo, cazar el instante en que el dirigente revolucionario se mueve y adopta una postura determinante, ofrece un ángulo especifico, mantiene una expresión precisa”.

Al respecto, Magda Resik reseñó que hay fotografías inéditas que “descolocan a Fidel de ese pedestal y nos lo traen de la mano para sentirlo más cerca, para sentirlo como el hombre pleno de virtudes, también con sus defectos, con sus momentos de humor y de cólera”.

Durante la presentación de la obra se le rindió homenaje a Liborio Noval, fallecido recientemente. Este hombre ‒manifestó Resik‒ “nos enseñó a todos cómo se retrataba a Fidel con el desprejuicio del mundo. En sus fotos nos muestra a un Fidel tan cercano y humano que conmueve y deslumbra”.

También se recordó que la instantánea con la que comienza el libro fue tomada en 1964 por Ernesto Che Guevara, quien le pidió un teleobjetivo que tenía Noval. Por lo tanto,  la obra es también un tributo al Guerrillero Heroico, quien como Fidel, se apasionaba por ese maravilloso arte de inmortalizar momentos.