Inicio
Cobertura informativa

Diálogos con Guinea ecuatoriana y con Perú

por: Yanet Bello Reyes

Esta tarde, bien fría por cierto, se han presentado en la sala Cordeiro da Mata, ubicada aquí en La Cabaña, sede de la XXII Feria Internacional del Libro de Cuba, varios libros que, aunque no son angolanos, mantienen una estrecha relación continental y cultural con el país Invitado de Honor. Los primeros de ellos: Escribir la identidad: Creación, cultura y negritud en el Perú, Nueva antología de la literatura de Guinea Ecuatorial y Diálogos con Guinea, fueron presentados por su autor M´bare N´gom Faye, quien es profesor de español, director del programa de estudios africanos, latinoamericanos y caribeños en la Unversidad de Baltimore, Maryland, EEUU.

En Diálogo con Guinea M´bare intenta “delimitar el marco de producción de la literatura guineoecuatoriana, a partir de una aproximación generacional y cronológica”. Este país, enclavado en los llamados territorios españoles en África, no comparte con sus vecinos de frontera el idioma, lo que lo ha llevado a un aislamiento lingüístico, y por tanto, al desconocimiento de la literatura en el resto del continente y en el mundo.

En torno a esta problemática se creó un rico debate en el público, donde, afortunadamente, se encontraban varios miembros de la delegación guineana a la Feria. La conversación giró sobre un tema curioso, que constituye novedad incluso para los naturales de ese país: la literatura africana en español. En este sentido, se puede afirmar que el discurso colonial, aunque sin proponérselo, sembró los gérmenes de lo que iba a ser la literatura guineoecuatoriana escrita en lengua castellana.

Además de los títulos ya mencionados, el público pudo obtener varios ejemplares (gratis) del escritor, poeta y catedrático José Cheche Campos Dávila, creador nacido en Perú, cuya obra literaria "expresa su mundo individual y colectivo, las experiencias vividas que llevan a una reflexión sobre la identidad y la cultura peruana, construida con los aportes de los diferentes grupos étnicos que componen su sociedad”.

Las obras que se pudieron conocer hoy incluyen ¡Ajum…! Decía mi abuela, el libro de relatos Las negras noches del dolor & Para educar hombrecitos, dos obras reunidas en un solo volumen. La primera de ellas valiosa por su calidad histórica, cuyo tono testimonial reivindica la belleza del negro, su fuerza y su poder. Es un libro dedicado a la abuela del autor, que vivió la esclavitud, incluso en una época en la que se suponía que ya no existía.

Otro de los textos presentados es Reconciliándome con la vida, escrito desde una cama de hospital, en la que el escritor se vio obligado a reflexionar, a partir de situaciones límites como las enfermedades y los desafíos de la supervivencia. Ambos textos narrativos expresan el mundo del autor y llevan el sello de su personalidad. Al decir de Octavio Santa Cruz, “son pinturas de una realidad tan mágica como es la vida”.