Inicio
Cobertura informativa

Jugando y aprendiendo con la tecnología

por: Dayana Despaigne Trápaga

Este domingo 17, en el espacio Lecturas en la Red, en la Jornada “El mundo audiovisual y la literatura para niños” fue la presentación de las multimedia Había una vez  y Castillo de Letras, de los creadores Ernesto Sierra y Ernesto Triana López. Estos materiales didácticos han sido elaborado para el público infantil.

La presentación de Había una vez estuvo a cargo del promotor cultural Adrián Guerra y está formada  por varios iconos animados que representan los diferentes contenidos como el país de cuentos, adivinanzas, el rincón musical que posee canciones como “Canción de cuna de los elefantes”, musicalizada por el cantautor Adriano del Valle y “La Nana”, interpretada por Juana De Ibarbourou.

Este producto sujeta además, una galería de imágenes donde los niños pueden colorear, asimismo se beneficia de juegos encaminados a la comprensión según la edad de los infantes, también goza  de un campeonato donde se acumulan puntos y por último cuenta con un glosario donde los niños pueden acceder a otras opciones dentro del mismo programa. 

Guerra declaró que: “es un trabajo hecho con muchísimo gusto, porque las historias pueden ser narradas o no. Es un libro que une generaciones como son los abuelos y los nietos, ya que los ancianos enseñan lo que saben y los niños se acercan para escuchar y aprender. Con esta multimedia el abuelo puede acercarse a la tecnología y aprende a utilizarla”.
 
Por otra parte, el libro Castillo de Letras tiene como objetivo adentrar a los infantes a interactuar con las vocales, consonantes y las palabras, para que los niños más chicos las puedan asociar.

Esta multimedia está dividida en varios niveles. Contiene una galería para crear dibujos donde se pueden insertar letras y números, además de que estos se pueden guardar e imprimir. Igualmente se disfruta de la discoteca que posee con pequeños videos clips.

Su autor, Ernesto Triana, confesó: “Tengo la esperanza y la ilusión de que esto sea un acercamiento al mundo de la lectura, a través de este producto, y que llegue a perdurar en las generaciones futuras, se hable de él y se llegue a querer como el libro Había una Vez”.