Inicio
Cobertura informativa

Cuaderno del ausente

por: Nancy Maestigue Prieto

Vuelve Vicente Battista a publicar en Cuba, ahora con un título sugerente: Cuaderno del ausente, una novela que roza lo policíaco, pero donde no se investiga a quién mataron o quién es el asesino, sino que narra la historia de un periodista, Raúl Benavides, un personaje lleno de conflictos y contradicciones, al que le encargan hacer una nota sobre un célebre comisario, Evaristo Meneses, que cumple aniversario de muerte. En su proceso de búsqueda de datos sobre este hombre llega a una prostituta, Eurika, que en su juventud tuvo relaciones secretas con el comisario. Esta mujer lo seduce con lo que le relata y con la existencia de un cuaderno donde puede encontrar la verdadera historia de Benavides, pero que no le entrega de inmediato para obligarlo a seguir viniendo a su prostíbulo. En su investigación se adentra en una tormenta de mentiras y verdades envuelta en  suspensos, miedos, llamadas angustiosas, amenazas que se entremezclan como parte del hilo conductor de la trama. ¿Llegará al cuaderno? ¿Llegará a la verdad de la vida del comisario? Eso es algo que solo el lector, convertido en investigador auxiliar, podrá descubrir, porque ni Francisco López Sacha, ni el propio Battista develaron en la presentación del libro que integra el catálogo de la Editorial Arte y Literatura en su colección Orbis.

Vicente Battista demuestra el amplio conocimiento de las técnicas narrativas y nos entrega un producto intenso que logra la complicidad de quien se acerca a la novela. “Es una narración policíaca (…) especial, sui géneris”, fueron algunas de las consideraciones de Sacha al referirse a la novela. Presenta a Laura   ̶esposa de Benavides y lo ha abandonado  ̶ en un proceso de suspensión durante todo el libro, porque aunque lo dejó, está siempre presente; y que se une a otra suspensión, la investigación para llegar al cuaderno. “Novela inquietante”, fue su valoración, porque “hay que descubrir, no a un asesino, sino quién es el comisario y su inteligencia”.

El mundo del prostíbulo es el que sale en el primer plano, y también demuestra qué es lo que la prensa oculta. No presenta al Buenos Aires idílico del tango, sino al otro, al del oscuro submundo, donde se tejen y destejen sórdidas madejas que muchas veces nunca llegan a conocerse.

Sin dudas, se está ante una novela de un escritor, al decir de Francisco López Sacha, de los más importantes de latinoamérica, por su forma de contar, el dominio que tiene del lenguaje, el tratamiento del ambiente, el diseño de los personajes y la sicología que los envuelve. Un escritor del que se espera siga entregando más historias como solo él sabe contar.