Inicio
Cobertura informativa

El valor de la resistencia

por: Wilber Gómez


No tenemos derecho a olvidar a Francisco Caamaño, joven militar dominicano que durante meses combatió heroicamente contra 40 mil soldados de Estados Unidos que el presidente Jonson hizo desembarcar en República Dominicana el año 1965…
                                                                                                                                                                                                                                                                               Fidel Castro Ruz

Este sábado 16 de febrero fue presentado en la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, sede principal de la 22 Feria Internacional del Libro, Cuba 2013, el volumen Caamaño. Biografía de una época, de Hamlet Hermann. Esta entrega nos llega en ocasión del aniversario cuarenta del asesinato de ese destacado revolucionario y de sus compañeros de la lucha guerrillera de 1973, en la cordillera central de esa nación caribeña.

El texto recoge la vida íntegra y consagrada que tuvo el joven Francisco Alberto Caamaño Deñó, desde su infancia y juventud hasta su gloriosa muerte. El régimen de Rafael Trujillo, del cual formaba parte su padre, el general Fausto Caamaño Medina, no pudo imponerle la sumisión a la que estuvo sometido la mayoría de los dominicanos. Su verdadera rebeldía la encontró luego de la turbulencia general que se produjo con el ajusticiamiento del dictador en 1961, con ello logró despertar gradualmente sus sentimientos político-sociales.

Las inquietudes patrióticas de Francisco Caamaño, como también se le conoce, sobrevinieron con la tercera intervención militar norteamericana en 1965.  La violación de la soberanía nacional dominicana significó un cambio en la formación que había recibido, de oficial militar e hijo de uno de los generales trujillistas más connotados, se transformó en un símbolo regional, continental y universal de la lucha frontal contra el imperialismo.

Caamaño. Biografía de una época, muestra a un revolucionario que logro encarnar, con su titánica actitud, el sueño de los pueblos oprimidos del mundo. Su demostrada intransigencia patriótica fortaleció su aparente invulnerabilidad. Ni siquiera las fuerzas más poderosas que ha tenido la humanidad fueron capaces de hacerlo retroceder en su lucha, «para atrás ni para coger impulso», se le escuchó decir muchas veces a la hora de arengar al pueblo movilizado.  Es por ello que, aquel joven militar constitucionalista dejaba de ser entonces un hombre común para convertirse en una fuerza histórica.

El 3 de febrero de 1973, nueve hombres desembarcaron en el sur de la República Dominicana, con la intención de iniciar un frente guerrillero contra el gobierno de Joaquín Balaguer, quien seguía una línea postrujilista. Al frente del grupo se encontraba el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó. Trece días después del desembarco, exactamente el 16 de febrero, las Fuerzas Armadas anunciaron la muerte del líder revolucionario.

Con la muerte Caamaño a los 41 años de edad, desapareció una de las figuras más importante de la historia de su país en el siglo XX. Se le reconoce como el héroe que restauró la soberanía de la República y una de las figuras más importantes en esa nación caribeña, por haber cargado sobre sus hombros y su conciencia los ideales de los padres de su Patria, Gregorio Luperón, Gregorio Urbano Gilbert, y otros patriotas dominicanos. Fue también considerado digno de un ascenso post-mortem al rango de general, pero dicha consideración halló inmediata oposición, pues ha ostentado el rango histórico de coronel, y como tal lleva su gloria, sin importar el rango que haya tenido.

El líder cubano Fidel Castro Ruz reconoció en Caamaño, «su tenaz resistencia a los invasores al frente de un puñado de militares y civiles, que duró meses, constituye uno de los episodios revolucionarios más gloriosos que se han escrito en este hemisferio. Caamaño, después de una tregua que arrancó al imperio, volvió a su patria y entregó la vida combatiendo por la liberación de su pueblo».