Inicio
Cobertura informativa

Ciencia cubana del pasado y del presente para complacer a los lectores

por: Martha Isabel Andrés Román

El 9 de mayo de 1860 nació en Sagua La Grande, actual provincia cubana de Villa Clara, Joaquín Albarrán, quien estaba destinado en convertirse en el más grande urólogo de su tiempo. Tal fue la trascendencia de su actividad investigativa y científica que el pasado año, cuando se conmemoró el centenario de su muerte, le fue dedicado el Congreso Internacional de Urología, celebrado en París.

Una de las propuestas de la editorial Científico-Técnica en la 22 Feria Internacional del Libro, Cuba 2013 permitirá al público lector descubrir las interioridades de la vida y la obra de quien fuera además profesor, cirujano, innovador, fisiólogo, bacteriólogo e historiador, a través del texto Joaquín Albarrán. Vida y pasión de un médico genial, de Marlene Fernández Arias, presentado en la sede de la Agencia Cubana de Naciones Unidas.

Interrogada sobre las razones para concebir un libro de este tipo, la autora explicó a Cubaliteraria que se inspiró en dos aniversarios próximos en el tiempo, los 150 años del nacimiento del científico, celebrados en 2010, y los 100 de su muerte, recordada en 2012.

“Dada la importancia mundial de la obra de Albarrán, considerado el maestro de la urología moderna, aproveché esas dos conmemoraciones y como historiadora de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana me di a la tarea de escribir un libro con un mayor acercamiento a la figura histórica, pues la última biografía que se había escrito tiene ya 50 años”, apuntó Fernández.

Ante la existencia de ese vacío editorial, un volumen de este tipo, al decir de la autora, pretende hacer que el público cubano conozca a una figura que además de ser un destacado urólogo, tuvo un marcado sentimiento patriótico.

“Fue un cubano muy arraigado a nuestra patria a pesar de que partió de Cuba desde muy joven, pero llegó a ser el presidente del Comité Cubano de París. Maceo lo menciona en una de sus cartas e incluso Martí lo considera entre lo más valioso de nuestra gente en la capital francesa”, recordó la historiadora.

De acuerdo con Luis Ramos Guadalupe, se trata de un texto de gran relevancia para la historia de las ciencias en Cuba, que comprende un estudio metodológico completamente actualizado desde un marco referencial contemporáneo.

Pero si resulta interesante el acercamiento a esta prestigiosa figura del ámbito científico cubano, igualmente atractiva es la invitación que realiza Miriam Zito con su obra Habla la ciencia cubana, conjunto de entrevistas con algunos de los más importantes científicos e investigadores de la Isla, protagonistas todos de relevantes logros.

“El enigma de las células madre, los avances de la biotecnología en la formulación de anticuerpos monoclonales y nuevas vacunas para el tratamiento de diversos tipos de cáncer en su fase más avanzada, y los aportes en Proteómica y Genómica, así como los últimos resultados sobre el dengue y qué hace Cuba para erradicarlo, son algunos de los temas que abarca la autora en 30 entrevistas formuladas a relevantes hombres y mujeres dedicados al campo de la investigación en la Isla”, destaca la nota de contracubierta.

Nombres como los de los doctores Porfirio Hernández Ramírez, subdirector del Instituto de Hematología e Inmunología; Noel González Jiménez, padre de la trasplantología de corazón en Cuba; María Isabel Domínguez, directora del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas; Agustin Lage Dávila, director general del Centro de Inmunología Molecular y Daisy Rivero Alvisa, presidenta de la Sociedad Económica de Amigos del País,  prestigian las páginas del volumen.

La autora pone en manos de sus lectores el modo en que habla la ciencia cubana, los caminos recorridos por esta, hasta dónde ha llegado y cuáles son sus sueños presentes y futuros, según trascendió en la presentación de la obra.

 “Pienso siempre que de la ciencia cubana queda mucho por decir todavía, este libro no cubre ni un porcentaje mínimo de todos sus resultados en el país. Podría pensarse en una colección de ciencia y técnica, porque difundir ciencia es difundir cultura, y de ahí mi inclinación a trabajar en este libro”, reveló Zito.

La autora expresó que Habla la ciencia cubana está dedicado a la memoria del prestigioso periodista Gilberto Caballero, quien laborara en la agencia Prensa Latina, “un adalid de los textos de la ciencia y la técnica en Cuba y el mundo, quien si hubiera escrito este libro lo hubiera hecho mucho mejor”, expresó.

Con esos dos volúmenes la editorial Científico Técnica satisface el interés de los amantes del universo de la ciencia, un área imprescindible para el desarrollo humano en todas sus manifestaciones.