Inicio
Cobertura informativa

Una nube que no opacó la Revolución

por: Onaisys Fonticoba Gener

Un complejo suceso que aconteció en Venezuela: el llamado “golpe petrolero”, la resistencia del pueblo bolivariano, la participación de directivos y gerentes de la empresa estatal petrolera que traicionaron el sentido social de sus funciones… Sobre sesenta y tres días que demostraron al mundo la irreversibilidad de la Revolución venezolana trata el último libro de Germán Sánchez Otero, La nube negra. Golpe petrolero en Venezuela, presentado en la Casa del ALBA Cultural.

Se trata de un texto que recoge cerca de sesenta testimonios de personas que sufrieron directamente el “golpe”, entremezclados con diversos géneros periodísticos, análisis y evaluaciones; todo engarzado cronológicamente y sin faltar a la realidad.

Pedro Villarroel, jefe general de PDVSA-Cuba, expresó en la presentación que  La nube negra... es un libro muy valioso para la lectura, el análisis, y el conocimiento de los hechos y razones que produjeron al sabotaje petrolero emprendido por los ejecutivos de PDVSA.

“En él se recogen sucesos clave, movimientos estratégicos y preparativos ocurridos en esa fecha, tanto del Gobierno, como del sector que representaba los intereses del Imperio y la oligarquía venezolana”, acotó.

Junto al golpe de Estado, en abril del 2002, para derrocar al presidente Hugo Chávez (sobre el cual Sánchez Otero escribió Abril sin censuras), el “golpe petrolero”, ocurrido entre el 2 de diciembre de ese año y el 3 de febrero del 2003, constituye uno de los momentos más difíciles para la Revolución bolivariana.

Según Villarroel, dejó pérdidas económicas calculadas en 20 mil millones de dólares, además de disparar el desempleo y el desabastecimiento. Significó una pausa considerable para el avance de la Revolución, pero la ganancia fue superior: el Estado logró recuperar PDVSA, y ahora sí se puede decir que PDVSA es del pueblo. Es una empresa nacional subordinada al Estado, destinada a garantizar el bienestar de los venezolanos.

Y a juicio del autor, ese fue uno de los episodios más connotados y riesgosos para el proceso revolucionario de la República de Venezuela, incluso, más que el golpe de abril. Pero ambas victorias fueron posibles por la conducción y condiciones excepcionales de su líder, y por la comprensión de los ciudadanos honestos de la necesidad de no perder esa oportunidad histórica.

Este es un libro nacido de la admiración de los cubanos por el pueblo y la Revolución venezolanos, concluyó Sánchez Otero, quien actualmente prepara un tercer libro sobre ese proceso.

Acudieron a la cita el embajador de la República Bolivariana de Venezuela, profesor Edgardo Antonio Ramírez; el gobernador del estado bolivariano de Barinas, el señor Adán Chávez; e invitados de instituciones cubanas y venezolanas.