Inicio
Cobertura informativa

Educar para la transformación

por: Rogelio Manuel Díaz Moreno

La Fundación Rosa Luxemburgo es una de las instituciones recurrentes a las Ferias del Libro de La Habana. La delegación correspondiente, enviada a esta vigésima segunda edición, ya desembarcó en plena bahía de La Habana o, al menos, en la vetusta fortaleza de La Cabaña que domina estas aguas.

En la mañana de hoy, sábado 16 de febrero, se efectuó la presentación de un volumen de la Fundación, entregado de manera gratuita al público asistente a la sala José Antonio Portuondo. Educación Popular, Alternativas y Resistencias es el título alrededor del cual giraron las intervenciones de Patricia Zapata, Jorge Ramírez Anderson, Herman van der Velde y Torge Löding.

Patricia Zapata introdujo a los espectadores en los principios y actividades de la Fundación Rosa Luxemburgo, especialmente de la oficina regional para México y Centroamérica. El sentido fundamental del trabajo que se proponen, explicó, consiste en el acompañamiento y la facilitación de iniciativas a movimientos sociales populares en los países en los que se han asentado. De tal suerte, tienden mesas de coordinación y asesoramiento a grupos tanto de trabajadores como indígenas y feministas, en toda la región, con el denominador común de constituir alternativas vibrantes de resistencia frente a las tendencias neoliberales normalmente hegemónicas.

Los ejes más destacados de este trabajo pasan por los temas de la emigración, la lucha contra las desigualdades, creación de canales alternativos de comunicación, los derechos y la formación política de las personas con vistas a convertirse en sujetos activos, agentes de sus propias transformaciones. Apuestan a la Educación Popular, por su visión sobre la necesidad de crítica y pluralidad en el proceso formativo de las personas, como herramientas vitales en el desarrollo colectivo de paradigmas revolucionarios.

Torge Holding, director de la Oficina Regional de la Fundación, hizo un panegírico a la memoria de Kathrin Buhl, maravilloso ser humano y compañera de trabajo, fallecida prematuramente en medio de la más fructífera labor. Con sus energías y consagración a los ideales humanos más nobles, sin perder la humildad, Kathrin Buhl ha dejado entre sus colegas un decidido compromiso con las ideas libertarias, solidarias y feministas al que se proponen honrar.

Herman Van de Velde comentó que el texto ofrecido es, simultáneamente, punto de llegada y de partida. Su gestación responde a la recopilación de las exposiciones de decenas de movimientos sociales de más de una decena de países, reunidos para compartir las experiencias sobre la creación, mediante iniciativas educativas y participativas, de alternativas y resistencias —esfuerzo claramente reflejado en el título.

Jorge Ramírez Anderson también destacó la pertenencia del texto y su carácter sintetizador de las experiencias de todas aquellas organizaciones involucradas en el encuentro centroamericano. La Educación Popular, comentó, se revela como una pregunta provocativa para el debate y la indagación sobre las realidades particulares de cada nación. Esto implica una elevada complejidad, pero también una riqueza multifacética y auténtica, claramente diferenciada de otras perspectivas de pensamiento clásico. Un ejemplo singular lo constituye el caso de nuestro país donde, a diferencia de lo que sucede en otras naciones —en los que posee un carácter liberador—, la educación manifiesta otras aristas, debido a la unión de los principios de educación para todos con los ideales del sistema social y político imperante.

La comunicación, la cultura, continuó, son elementos básicos de la educación popular; los aportes de diferentes formas de concebir la vida acumulan las mayores riquezas. Así se constituyen alternativas y formas de resistencia ante la ideología neoliberal. La Fundación Rosa Luxemburgo, resumió, mantendrá la apuesta por mantener e impulsar este espíritu, el debate y la discusión, en pro de la búsqueda y el desarrollo de un mundo mejor y más humano.