Inicio
Cobertura informativa

Por el conocimiento crítico y la transformación del mundo en Feria del Libro

por: Rogelio Manuel Díaz Moreno

La actividad con que me estrené, en esta 22 Feria Internacional del Libro de La Habana, la protagonizó un periodista y escritor bien popular en esta capital, el español Pascual Serrano. Los trabajos de Serrano son reconocidos por sus denuncias, sólidamente documentadas, relacionadas con las maniobras y manipulaciones que practican los grandes consorcios capitalistas, industriales y mediáticos.

En esta ocasión, el también ganador del premio de ensayo Pensar a Contracorriente del 2007, ofreció a los lectores cubanos dos de sus  títulos más recientes: Desinformación: cómo los medios ocultan al mundo y Desde el capitalismo: un paseo por eso que llaman democracia. Los volúmenes fueron producidos por la editorial José Martí y presentados en la sala José Antonio Portuondo, en la fortaleza de La Cabaña.

Iroel Sánchez, coordinador general de la enciclopedia cubana en línea, Ecured, destacó, como los puntos más significativos de los textos en cuestión, aquellos que exponen más elocuentemente la irracionalidad del sistema capitalista, así como las hondas injusticias que lo caracterizan. Típicamente, estas contradicciones se manifiestan en las diferencias entre los tratamientos que se dispensan a la protección de las personas o a los capitales, con una prioridad para los últimos que se nos antoja inaceptable desde esta isla caribeña.

Tubal Páez, presidente de la Unión de Periodistas de Cuba, profundizó en las ideas recogidas por Serrano en Desinformación… y Desde el capitalismo… Estos trabajos, puntualizó, están hechos especialmente para aquel público que practica, o que necesita practicar, un enfoque crítico sobre el aluvión de información que suele anegar al consumidor medio en las sociedades desarrolladas. Esta información, que parece abundante en extremo, está saturada de hipocresía y cinismo, frutos de una agenda mediática muy concienzudamente aplicada para manipular a los consumidores. De tal forma, abundó, el escamoteo de antecedentes, la aplicación de criterios selectivos sobre la divulgación de unos u otros acontecimientos, entre otros mecanismos, potencian un mensaje enajenante que recorre todas las latitudes.

Esta edición cubana –el libro ha visto siete en España- incorpora algunos elementos adicionales y actualizaciones propias de los tiempos que corren. El estilo del autor fue elogiado asimismo por su más enérgico repudio a las posturas basadas en la mentira con la que varios medios famosos de Europa y de otras regiones tergiversan situaciones como las de Cuba y Venezuela.

Pascual Serrano, al hacer uso de la palabra, no dejó de agradecer el trabajo de la editorial, así como al público asistente y dedicado a estas actividades de la resistencia mundial anticapitalista. Serrano reconoce que los medios, en todo el mundo, padecen de limitaciones físicas como espacio o tiempo, pero sobre todo ideológicas, que se revierten en serias pérdidas de valor informativo. Típicamente, puede un observador recibir toneladas de imágenes sobre los conflictos del Medio Oriente, testimonios sobre las crisis económicas, de los enfrentamientos en Venezuela, pero gravemente superficiales, sin una visión analítica o crítica de los antecedentes históricos, financieros o sociales de cada una de estas realidades. De ahí, la facilidad con que elevados porcentajes de consumidores pueden asimilar y reproducir disparates colosales en términos noticiosos o científicos. Para mayor dificultad, la costumbre o las posibilidades de buscar información alternativa en medios marginales se ve seriamente mermada por distintas causas, añadió.

La eficacia de este mecanismo, comentó, es semejante a la censura que operaba en los países del campo socialista, si bien no se basa tanto en la supresión de un tema incómodo como en su disolución en una marea de otras noticias, muchas veces basura, sensacionalista o totalmente inventada, ante lo cual el consumidor no posee defensas efectivas como las que existen, por ejemplo, en el caso de los expendios de alimentos o medicinas.

Distorsiones tales del sentido común deben ser desnudadas y denunciadas, para permitir al ciudadano un ejercicio cabal de sus derechos. Con maquiavélicos entresijos, el capitalismo logra convertir cualquier situación en jugosas cifras de crecimiento económico, mientras se ignoran realidades mucho más positivas como campañas de alfabetización o vacunación. A profundizar en el conocimiento de estas situaciones, para estar mejor preparados en la lucha contra sus males, están dedicados los textos que nos trae este autor.