Inicio
Cobertura informativa

Waldo Leyva y la intimidad del cristal

por: Yanet Bello Reyes

Waldo Leyva, escritor y periodista cubano, fue  fundador  de varias revistas como Del Caribe y Letras Cubanas, por citar algunas; ejerció, además, la docencia como profesor de Estética y de Literatura Cubana. Sin embargo, cuando se publicó su primer libro en 1974, ya Waldo era uno de los poetas más conocidos en Cuba. Actualmente tiene más de una veintena de libros publicados, entre ellos De la ciudad y sus héroes (Premio de poesía, Editorial Arte y Literatura, 1976); Desde el este de Angola; Con mucha piel de gente; El polvo de los caminos; Diálogo de uno y El rasguño en la piedra.

El poeta obtuvo el X premio Casa de las Américas de poesía americana con la obra El rumbo de los días (2010), y recientemente le fue otorgado el premio Internacional de Poesía Víctor Valera Mora del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG), de Venezuela, por la obra Cuando el cristal no reproduce el rostro, justo el que fue presentado hoy por Fidel Antonio Orta Pérez, también poeta y profesor de literatura, en la sala José Lezama Lima, que es la sala de la poesía en la Feria Internacional del Libro de La Habana. Poesía en sí misma fueron las palabras que dedicó el hijo menor del Indio Naborí (Fidel Antonio) a Waldo Leyva, afirmando que es un poeta que se cita de memoria.

Cuando el cristal no reproduce el rostro fue descrito como “un libro antológico que concilia (…) los dones de la memoria ante el tiempo y la desolación”. Es una compilación cuyo resultado físico es un libro de tamaño pequeño, con más de sesenta poemas hilados por la claridad expresiva “entre la circunstancia que pretexta el tema y el tono ajustado al contenido”, según nota de contracubierta. Este volumen ya fue publicado en Zamora, España, como parte de la colección Sinsonte.

Se dio a conocer también Intimidad de la madera (título tomado de otro poema suyo). Este último fue presentado por el director de Promoción del Instituto Cubano del Libro, también poeta, Karel Leyva. Con el sello de Letras Cubanas, en Intimidad... “prima la nostalgia, desembocando a veces en melancolía”. Sucede que este libro es casi autobiográfico, muy vivencial, lleno de personajes reales. Luego, en boca del mismo Waldo, pudimos conocer que estos textoss fueron cartas que le enviara a su Margarita desde Angola.

En la cubierta aparece una imagen de mujer desnuda, evocando tal vez esa nostalgia del amor que sintió el poeta en el momento de la creación. Los que ya tuvieron la suerte de leer el libro (dígase el editor, por ejemplo) dicen que “por momentos, el autor recurre a imágenes de extrema crudeza (…) o apela a la ironía” sin renunciar al lirismo que impregna toda su obra.

Terminó la jornada con una lectura en voz de su creador, momento que fue el más esperado por todo aquel que iba en busca de buena poesía, y también de los que se refugiaban de una lluvia repentina que hizo del espacio un remanso acogedor gracias a la poética voz que susurraba.