Inicio
Cobertura informativa

La semblanza: una herramienta para contar el tiempo

por: Lilien Trujillo Vitón

El papel del periodismo como género literario dentro de la sociedad contemporánea y de la semblanza, en particular, como subgénero obligatorio en la conformación de la historia de nuestro tiempo, fue el eje de la conferencia ofrecida esta mañana por la escritora y periodista venezolana Daniela Saidman, en la sala de presentaciones Alejo Carpentier.

Saidman resaltó que si bien el recuento de El Siglo de Oro y de los que le sucedieron hasta el siglo XX ha llegado a nuestros días por la pluma de dramaturgos, enciclopedistas o novelistas burgueses, la historia de la pasada y la actual centuria trascenderá, en gran medida, gracias a los periodistas.

Una de las formas más efectivas de lograrlo, según sugiere la autora, es la semblanza o perfil, como subgéneros dentro del universo del periodismo literario.

Esta herramienta periodística surgió hacia la década de 1920 en en la revista estadounidense The New Yorker y tuvo como primeros precursores a Alba Jhonson, Lilian Ross y Truman Capote.

Este subgénero no solo restringe su dominio a los resortes de la entrevista de personalidad o de la presentación bibliográfica sino que pretende adentrarse en la vida y los sueños de determinadas personas que han dado y dan un matiz al presente.

La semblanza constituye entonces una invitación al lector para percibir al personaje vivo, vibrando en su contexto, y al mismo tiempo, un vehículo para conocer su realidad.

La joven periodista culminó su intervención con la lectura de una semblanza sobre Charles Chaplin salida de su propia inspiración. Un texto que cautivó al auditorio por la intensidad con que la autora penetra las zonas más comunes del personaje sin acudir a estéticas recurrentes o manidas dentro del universo periodístico.

Daniela Saidman es una de las precursoras de la semblanza dentro y fuera de su país pues, aunque publica regularmente en el semanario venezolano Todos adentro, del Ministerio de Cultura de Venezuela, algunos de sus textos han aparecido también en la publicación digital cubana La Jiribilla.