Inicio
Cobertura informativa

Una nueva Correo del Libro está en la calle

por: Blopa Galri

En el stand de la Dirección de Publicaciones Periódicas (DPP) se presentó casi ya al final de la  FILH la revista El correo del libro con la presencia de editores, diseñadores y una representación de los periodistas y escritores  que colaboraron en este número que rescata la continuidad de una publicación que había dejado de salir a la luz durante el año 2010.

 

Con una frecuencia semestral, esta revista de la Cámara Cubana del Libro (CCL) inició una nueva época. Sus editores Pablo Rigal Collado y Félix Bolaños (director y jefe de prensa de Cubaliteraria respectivamente) dialogaron con el público. En la mesa de presentaciones se encontraban también Patricia George, directora de la DPP,   Guesty Interian Navarro especialista principal del grupo de Promoción de la CCL y Zayda   Soto promotora de la misma institución.

 

«Quisimos elaborar un número que mantuviera perfiles en la tradición de la revista y que al mismo tiempo respirara aires de renovación, imperfecta hecha en un plazo suicida pero con todo el amor que merece salió este Correo del libro»  afirmó Pablo y luego explicó que la concepción de sus contenidos se proponía establecer un puente entre las efemérides más representivas de la literatura y el libro durante el pasado año y la feria como el evento destacado en el mundo cultural cubano durante los primeros días del 2011.

 

El editorial de Dalia Nápoles del Toro directora de la CCL inicia el sumario y a continuación una breve nota del poeta e crítico y ensayista  Virgilio López Lemus que hace justicia con la obra de José Angel Buesa. El tradicional texto de referencia a la Feria del Libro y al país invitado, texto que desarrolla un resumen del Bicentenario del Independencia y a los 220 años de la Revolución Haitiana. Enseguida el lector puede disfrutar dos reflexiones del Premio nacional de Periodismo Cultural Fernando Rodríguez Sosa sobre las dos personalidades a las que está dedicada la fiesta del libro: la primera sobre Fernando Martínez Heredia y la segunda sobre Jaime Sarusky un acercamiento a la obre y la vida de esytos dos grandes inteletuales de l isla desde una perspectiva personal.

 

«Baladas en la alameda» de Osmán Avilés registra con dos textos líricos el breve, pero intenso romance entre el autor de «Poema del renunciamiento» y la poetisa Serafina Nuñez. «Un revistero legítimo: José Lezama Lima»  de Cira Romero nos permite asomarnos al Lezama  promotor de cultura y a  sus vínculos fundadores con Orígenes, Verbum, Espuela de plata y Nadie Parecía. Las puertas   Arístides Vega celebra el cumpleaños del Sistema de ediciones Territoriales con un articulo que sale del amor y del compromiso con el conocido proyecto de la «Riso».  Así mismo ocurre con el trabajo de Pablo Rigal y Diana Fernández sobre el Décimo Aniversario de Cubaliteraria.  Completan este número una amena promoción de Osmel Almaguer sobre los títulos que la Editorial Arte y Literatura pone en manos de los lectores de todo el país; la información brindada por Letras Cubanas sobre los libros que llevará a la  Feria hasta su culminación en Santiago de Cuba y los fragmentos de un estudio minuciosos sobre las caracteristicas del ALBA y su proyección en el terreno social y cultural.

 

En el diseño de cubierta y contracubierta la presencia de los países del ALBA es protagonista

 

Imágenes de personalidades de la historía y la cultura de la nuestra América iluminan el pórtico de la publicación, en el reverso de cubierta un detalle de la conocida obra de ecuatoriano  Oswaldo Guayasamin Meztizaje alude a una condición esencial del perfil etnico de la región y en el reverso de contracubierta Palomas en la silla del artista haitiano Gesner Armand  contribuye a crear un ambiente que evoca la mistica de los pueblos de este lado del planeta. ¡Albricias! por el trabajo salido de las manos de la diseñadora Mayte Chung. El diseño interior y la diagramación, realizadas por Aymara Riverán le dan un movimiento peculiar a las ilustraciones y al texto, se puede percibir que se empeñó con soltura, disfrutando la ejecución.

 

 El correo del libro se propuso llegar con sus contenidos y aspecto a un amplio número de lectores buscó textos donde se conjugaran amenidad, ideas interesantes y el buen oficio periodístico. Una imagen agradable y consagrada a los presupuestos del Evento que recien termina sus jornadas capitalinas para iniciar su periplo por varias ciudades del país.  Los lectores juzgarán si esos propósitos se cumplieron.