Inicio
Cobertura informativa

Concluye jornada inicial de la FIL 2011

por: Félix Bolaños

La jornada inicial de la 20ª Feria Internacional del Libro, Cuba 2011,  desarrollada del 10 al 20 de febrero en la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña y diez instituciones culturales de la capital, se clausuró esta tarde en la sala Nicolás Guillén.

El acto fue presidido por Homero Acosta Álvarez, secretario del Consejo de Estado, Rafael Bernal, viceministro primero de Cultura y Zuleica Romay, presidenta del Instituto Cubano del Libro (ICL). Se inició con la premiación de los mejores stands, cuyo jurado tuvo como presidente al Premio Nacional de Literatura, Reynaldo González.

Se alzaron con el significativo estímulo, en Stand Modular, Ediciones Unión, con el Primer Premio, por su logrado diseño en un pequeño espacio, que sirvió, además, para el diálogo entre autores y público; Ediciones Vigía, Segundo Premio, por ser una muestra atípica que simboliza la creatividad artística y artesanal, tanto en el entorno, como en la confección de sus libros, y con el Tercer Premio la  Editorial Capitán San Luis, por una efectiva representación de su perfil editorial. El Premio de Stand no Modular, por lograr un ambiente participativo, perfectamente acorde con su producción audiovisual, lo obtuvo el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT). El Pabellón de los países del ALBA mereció Mención Honorífica, por su sólida y lograda muestra expositiva.

En su discurso, la presidenta del ICL destacó que en estas  jornadas, de «extraordinaria fiesta cultural», se realizaron cerca de 800 actividades literarias, profesionales, académicas y artísticas en las sedes de la capital y en varios espacios con programación específica, como el Multicine Infanta, la sala Lumière, el Parque Almendares, el Centro Pablo, el Museo Nacional de Bellas Artes y el Gran Teatro de La Habana.

El respaldo del público —apuntó—  se expresó en la asistencia de más de 360 mil personas, de ellas más de 60 mil a las nuevas sedes y al Pabellón Cuba, que adquirieron más de 700 mil ejemplares de libros, pese a que la mayoría de los producidos para esta edición se fueron comercializando en las librerías desde el mes de septiembre de 2010, «una decisión que tomamos para favorecer que los lectores puedan adquirir nuestras novedades editoriales a lo largo del año y no solo en el momento de la feria o una vez concluida esta».

También resaltó la participación protagónica de los alumnos y profesores de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana, «cuya labor ha transformado nuestra relación con los lectores, enalteciendo la profesión de librero y mejorando sustancialmente la calidad de la atención al público».

Asimismo valoró de muy positivo lo que cada una de las instituciones, más allá del espacio geográfico de La Cabaña, logró aportarle al evento desde su perfil: el Pabellón Cuba, que definitivamente se convirtió en la plaza de los jóvenes, y una de las más dinámicas, concurrida, notoria y querida; la Casa del ALBA, un foro permanente de solidaridad latinoamericana y caribeña, que permitió avizorar el mosaico de las manifestaciones artísticas representativas de nuestras culturas; la Casa de las Américas, exponente de lo mejor de la creación literaria de los pueblos latinoamericanos y espacio para grandes homenajes; la sede de la UNEAC, con un programa literario de alta calidad y plaza principal del proyecto “Voces contra la guerra nuclear”, donde decenas de poetas cubanos y de otras partes del mundo expresaron un mensaje de paz, solidaridad y amor; la Sociedad Cultural José Martí, dedicada a la reflexión sobre la literatura para niños y jóvenes; el Centro Cultural Dulce María Loynaz, con un programa diverso y sede del Encuentro de Jóvenes Escritores; el Centro de Estudios Martianos, que reunió a estudiosos de la obra de Nuestro Héroe Nacional; la Biblioteca Nacional José Martí, que elevó significativamente la calidad del Encuentro Científico Bibliotecológico; el Memorial José Martí, refugio de los poetas y escenario de diversas actividades, entre ellas, una hermosa apelación a la paz y la solidaridad entre hombres y pueblos, y el Teatro El ciervo encantado, que hermanó a la literatura y las artes escénicas con un gusto exquisito.

Zuleica aseguró que «trascender a la Fortaleza de La Cabaña, como espacio físico es darle a las personas la mayor participación posible».

¡Continúa la Feria!

Ahora la Feria se desplaza hasta las provincias occidentales: Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, Matanzas, Cienfuegos, Villa Clara, Sancti Spíritus y el municipio especial Isla de la Juventud; del 23 al 27 de febrero. El Pabellón Cuba, sede central del Centro Provincial del Libro y la Literatura de La Habana, la Feria Agropecuaria de Rancho Boyeros y las restantes librerías de la capital, continuarán con las ventas y las actividades, hasta concluir, junto con Occidente, el día 27. 

Luego se trasladará a las provincias orientales: Ciego de Ávila, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Granma, Guantánamo y  Santiago de Cuba, del 2 al 6 de marzo, día en que se dará por terminada, en la Ciudad Héroe, con el anuncio del País Invitado de Honor de la 21ª Feria Internacional del Libro, Cuba 2012.