Inicio
Cobertura informativa

Por el mar del Caribe anda la literatura haitiana

por: Nancy Maestigue Prieto

Son las doce del día en este 20 de febrero, y la Editorial Arte y Literatura en la sala José Antonio Portuondo convocó a un público interesado para entregarles dos títulos de la Colección Alba/Bicentenario: Amores y cosas sin importancia, de la actriz, escritora y pintora haitiana, Michèle Voltaire Marcelín y En un abrir y cerrar de ojos, del escritor, también haitiano, Jacques Stèphen Alexis.

La voz autorizada de Mirta Fernández, traductora del texto de Michèle, fue la destinataria de la presentación de una obra importante de las letras haitianas, de una joven escritora integrante de una potencia cultural en la oralidad, la música y la literatura, como lo es Haití; país que, antes del terremoto, había obtenido diez premios importantes, y que cuenta entre sus logros una literatura femenina de relevancia con autoras como la Michèle Voltaire, cuya obra disfrutó traducir.

«Michèle posee una visión original de lo imaginario y lo actual, contado con tono apasionado en un contexto caribeño. Cuenta cosas que por lo general no se cuentan en alta voz: las necesidades de las mujeres, las sexuales y otras que en las mujeres son consideradas pecado», es la verdad descarnada de esta creadora valiente, que a veces cuenta cosas violentas, y picarescas también, donde logra rozar lo impúdico con un lenguaje elegante: «hace el amor con la palabra».

El erotismo femenino en el texto busca convertirse en un arma contra la soledad y otras ataduras, expresado con una audacia desafiante, donde el verdadero hilo conductor es la necesidad de amor.

Emociones, sentimientos y confesiones calan en los poemas y la prosa que confluyen en este libro.

No podía terminar esta presentación sin escuchar y ver a una actriz declamar su propia obra. Eso hizo Michèle, actuar con el corazón y la palabra.

No fue fácil despojar a los presentes de la emoción que reinaba en el ambiente, pero Emilio Jorge Rodríguez, un especialista en estudios sobre Haití, pudo, con esa sagacidad que los seres inteligentes poseen, atraer la atención para, a través de un discurso elocuente, centrar la atención en la novela a la que haría referencia: En un abrir y cerrar de ojos, de Jacques Stèphen Alexis, escritor haitiano, con «un texto donde hay también mucho amor, sensualidad y sexo».

Emilio reconoció sentir, por sus valores, una pasión especial hacia la literatura y cultura haitianas.

Los siete capítulos de la novela se convierten en una escalada, con un lenguaje rítmico, donde constantemente su autor vuelve al mismo objeto: el cuerpo. Una exposición interesante, en un texto que acaparará la atención del lector por su estructura, el lenguaje, el dominio de las técnicas narrativas, en un autor, con una carga —para él nada pesada—, que sabe dónde la va a depositar, porque sabe a dónde quiere llegar.

La historia y el modo de contarla, pone a la literatura haitiana como dueña de su obra sin ser deudora de ninguna otra, porque sabe brillar por sí misma.

«Una novela paradigmática, factible de ser utilizada para el estudio de la novelística haitiana dentro de la Historia de la Literatura hispanoamericana y caribeña».

Los aplausos fueron el punto final. No se necesitaban más palabras para comprender que Haití es integrante de lujo de la literatura de este lado del mundo.