Inicio
Cobertura informativa

Éxitos de feria y reclamos del espíritu

por: Rolando Julio Rensoli Medina

La literatura histórica tiene como fin necesario el esclarecimiento de verdades sobre la vida y obra de personalidades y sobre los avatares de acontecimientos y  procesos en un país, un continente, una región, una localidad… Hace un tiempo era generalizado el criterio de lo densos e inflexibles que eran los libros de historia. A casi nadie les parecía ameno un título de esta temática. Con el desarrollo de la literatura en el país, esta concepción  ha ido cambiando en las mentalidades del lector cubano. En ello han tenido que ver las excelentes propuestas de editoriales como Ciencias Sociales, Oriente, Abril, Política, Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, Gente Nueva, Pueblo y Educación, Félix Varela, Verde Olivo, Centro de Estudios Martianos, Boloña, los sellos editoriales provinciales y otros.

En 2006 surge la Editora Historia, del Instituto de Historia de Cuba, quien ha tenido una vertiginosa evolución que la ubica, en su primer lustro de existencia, entre las editoriales del país que incrementa anualmente su número de títulos publicados.

En las ediciones 18 y 19 de la Feria de La Habana, en 2009 y 2010, este sello editorial estaba insertado dentro del Sistema de Ediciones Territoriales pero en la vigésima cita, llega a San Carlos de la Cabaña con stand propio, tres presentaciones y 30 títulos en oferta, a expensas de otros de su producción que son comercializados por la Distribuidora Nacional del Libro y el Centro Provincial del libro y la literatura de la capital. Más de 20 mil pesos en sus arcas en el saldo de la gestión de venta de esta novel editora en su debut ferial como ente independiente, haciendo realidad el principio de la realización comercial de la producción historiográfica en momentos en que el país actualiza su modelo económico y la vez tiene la satisfacción de su colectivo, de haber agotado cinco títulos, tres de ellos con 200 ejemplares cada uno y haber contribuido con ello a la formación de valores patrióticos y a la cultura histórica de niños, adolescentes, jóvenes y adultos incluyendo a extranjeros interesados en conocer el país y su revolución.

La colección de Historia de Cuba en tres tomos, del colectivo de autores del propio Instituto de Historia de Cuba: La Colonia, Las luchas y La Neocolonia, ha sido su producto estrella, anunciando que para la venidera feria se venderá la etapa revolucionaria. Iglesias cristinas en Cuba entre la independencia y la intervención y A la sombra del espíritu, ambos de Yoana Hernández Suárez; Prácticas religiosas de los negros en la Colonia, de Oilda Hevia Lanier; Las memorias de Liborio, de Raúl Izquierdo Canosa, María Julia Peláez Groba, Juana Mayra Aladro Cardoso y Carmen Rodríguez e Historia prehispánica Ciudad de La Habana, de Ovidio J. Ortega Pereyra, han acompañado los resultados ce esta editora en la feria.

Concluye la cita habanera de la feria pero los títulos de la Editora Historia estarán presentes en todas las regiones de Cuba en los días que median hasta el 6 de marzo.