Inicio
Cobertura informativa

Para todos, poetas uruguayos y cubanos, salud en la poesía

por: Yunier Riquenes García

Por estos días se ha sumado al panorama literario nacional una nueva antología de poesía. Para decirlo bien, cubano-uruguaya, publicada por el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Universidad del Trabajo de Uruguay y la Editorial Letras Cubanas, de Osmán Avilés y Alfredo Coirolo.

La muestra incluye diferentes registros de voces (temáticas, sexos). Es un volumen que permite conocer la poética de jóvenes escritores de ambos países.

Interesado en la promoción de la poesía cubana, y en especial, la escrita por el género femenino, Osmán Avilés trabaja en su difusión, mediante la investigación y el ensayo. Él accede a esta entrevista:

Cuéntame del título del volumen…

O.A.: El título de la antología es El manto de mi virtud. Poesía cubana y uruguaya del siglo XXI. En principio, se trata de un verso de José Martí, tomado de una carta rimada que él dedicara a su amigo uruguayo, el Dr. Enrique Estrázulas, quien fungiera como cónsul de Uruguay en New York. El verso tiene un carácter sugerente y es una muestra, entre tantas, del diálogo intercultural que nos precede.

¿Cómo fue la selección de los poetas cubanos?

O.A.: He incluido a quince jóvenes con éxitos literarios, la mayoría con varios libros publicados. Ahí están Isbel González, Legna Rodríguez, Oscar Cruz, Isaily Pérez, Luis Yuseff, Leidy Vidal, entre otros. No es una selección local. En esas páginas pueden leerse a poetas de casi todas partes del país, una valiosa oportunidad para promover sus obras, más allá de nuestras fronteras; téngase en cuenta que el libro irá a parar a las más de sesenta sedes diplomáticas de Uruguay en el mundo. Además, entre los escritores hay una representación de poemas escritos por nuestras autoras —las poetisas son seis—; sin embargo, aún predomina la presencia del sexo masculino, algo no intencional, pues como sabes soy un defensor del género aún en desventaja social.

¿No te parece que quedan afuera otras voces interesantes?

O.A.: Por supuesto, pienso que no he reunido a todas las voces de nuestra lírica contemporánea que hubiera deseado, pero es el riesgo que correría cualquier antólogo ante la labor de compilar y tener presente un estimado de páginas; y es que Cuba es un país muy prolífero en este género. No obstante, estoy muy contento y agradecido de que se haya publicado con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores del Uruguay, la Universidad del Trabajo de Uruguay (UTU) y el Instituto Cubano del Libro y la Editorial Letras Cubanas.

¿Si tuvieras espacio cuáles sumarías?

O.A.: Prefiero no citar esas voces, porque como puede ocurrir en estos casos, no querría olvidarme de alguien y, por tanto, herir sensibilidades.

¿Y quién tuvo a cargo la selección uruguaya? ¿Qué te parece?

O.A.: A cargo de la selección uruguaya estuvo el gestor de este proyecto: Alfredo Coirolo, responsable editorial de la UTU. Sin él, esta publicación no hubiera sido posible. Le agradezco mucho su interés por Cuba y nuestra literatura. De él partió la idea, que me propusiera en una Feria del Libro anterior y que ahora contemplamos en una hermosísima impresión. Entre los poetas del hermano pueblo hay autores muy buenos, como Ramiro Sanchis, William Jhonston, Adolfo Sarmiento, Horacio Bernardo y Nicolás Alberte. En representación tanto de estos como del resto, Matías Mateus —otro de los seleccionados uruguayos— viajó a La Habana para leer sus poemas. Deseo para todos, poetas uruguayos y cubanos, salud en la poesía.

¿Cómo podrán tener acceso al libro los lectores?

O.A.: De momento, la antología es protegida por el Instituto Cubano del Libro y la Editorial Letras Cubanas. Se destinará como material de consulta bibliográfica en bibliotecas y centros escolares.

¿Algún otro proyecto de este tipo?

O.A.: Quisiéramos repetir la experiencia, aunque sería para publicar a jóvenes narradores de ambos pueblos.