Inicio
Cobertura informativa

Cuentos de una cubana sui generis

por: Kaly Smith Llanes

De cubana sui generis, catalogó el presentador Raúl Aguiar a la española Sara Fernández Rey, autora de Habana Roja. La escritora, profundamente conmovida por su asistencia a la feria, agradeció al ministro de Cultura, Abel Prieto Jiménez, la posibilidad de poner en las manos del lector cubano este volumen de cuentos. El libro se presentó por primera vez en la Feria del Libro de Sevilla en 2008, después en la de Bogotá en 2009, pero «a mí donde más me interesaba que se presentara era aquí, porque nació aquí», comenta Sara Fernández.

Raúl Aguiar, el presentador, antes de adentrarse en los relatos, comenta con el público, cómo conoció a Sara y leyó el original de Habana Roja. La historia que confluye en los textos, contribuye a la atmosfera de expectación de los presentes. La colección, conformada por siete cuentos, recogen las vivencias de la autora entre los años 1983 y 2006, cuando visitaba incasablemente la Isla. Los momentos que se retratan en la obra abarcan los periplos de la sociedad cubana: desde los últimos años de relaciones con la Unión Soviética, pasando por el  “Periodo Especial”, hasta llegar a sucesos más recientes relacionados con el exilio.

Un rasgo distintivo de la Colección Los Conjurados de Común Presencia Editores, es el de acompañar los textos con las obras de algún artista plástico importante a nivel mundial. Los cuentos de Habana roja están acompañados por pinturas de Eduardo Roca “Choco”. Los grabados, insertados a manera de invitaciones a la lectura “retratan la estrecha relación del hombre con la naturaleza, revelan sus raíces ancladas en la pasión que bulle en los relatos”.

La mirada de la española, desde fuera y hacia dentro, escarba en la sociedad cubana, pero para sacar a la luz sucesos que pueden parecer inexplicables o impensables. Resulta interesante en estos relatos, la manera narrativa de la autora que va desde el enfocar lo marginal del realismo sucio, hasta la trama en suspenso y las muertes del neopolicial. Las problemáticas de la prostitución, el negocio ilegal y la corrupción recorren cada página de este volumen.

Las calles de ciudad y los personajes más pintorescos son retratados de forma verídica y verosímil en cada cuento. «Es una visión objetiva, pero ríspida, incisiva y dura», comentó Raúl Aguiar. Cercana a la crónica o al testimonio Habana roja imbrica la crítica a la situación cubana pero «no tiene pelos en la lengua para criticar las cosas que suceden allende el mar» — señaló Aguiar.

Una propuesta, que puede resultar polémica por lo que tiene bajo la lupa Sara Fernández Rey; pero también porque siempre que se había criticado la sociedad cubana desde la literatura, los encargados de hacerlo habían sido autores cubanos. Habana roja que llegó a La Cabaña en la maleta de su escritora, abre al público la posibilidad de mirarse desde un  “otro” ojo y de buscar soluciones posibles a través de la literatura.