Inicio
Cobertura informativa

Color y sonido con tomate, en dos novelas premiadas

por: Nancy Maestigue Prieto

Coincidiendo con la premiación del segundo Concurso Latinoamericano y Caribeño de novela Alba Narrativa 2011, que se convoca para jóvenes narradores menores de 35 años, se presentaron las dos novelas ganadoras de la primera edición: Percusión y tomate, de la venezolana Sol Linares, quien se alzara con el premio, y Verde Alicia, del argentino, Juan pablo Fiorenza, quien obtuvo el Accésit, que estuvo al cuidado de la Editorial Arte y Literatura.

"Verde Alicia, es algo a medio camino, entre la novela policial y la ciencia ficción", comentó el editor Daniel García al referirse a la obra de Juan Pablo, aunque especificó que decía a "medio camino", porque ambas eran tratadas de una manera peculiar, donde el reto y la tensión está presente por las ideas que sugiere: Alicia lleva una manilla por ser "una superdotada". La muchacha tendrá que enfrentarse a obstáculos que mantienen en vilo al lector hasta el final de la historia. "Es una novela cercana a la posible realidad de cualquier sociedad actual".

Para Fiorenza resulta muy difícil resumir su novela, la que le llevó mucho tiempo de trabajo, por lo que le pareció muy loable la forma en que Daniel lo había hecho. Cuando se enteró de que había obtenido el premio, le "entró un hormigueo en el cuerpo y a partir de todo ha sido muy bonito. Ver en un papel tu obra es como ver a tu hijo naciendo, después de una espera", fue la analogía que estableció al referirse a la publicación de la novela.

"Tener un encuentro con un cubano, un venezolano, y otros creadores me parecía imposible; y ahora se dio. La publicación  cubana me la llevo a mi país, para contar lo que está haciendo el ALBA: encuentros, lecturas".

Y al volver a referirse a la novela, solo dijo: "Es una novela con final abierto para continuar con la gente que nos escucha"; y recordó el consejo que le diera Roberto Méndez: "No seas mercantilista a la hora de escribir", cuando él le preguntó: "Con todos esos, cómo es que no te agrandás".

Sol Percusión y tomate narra la historia de una mujer que está escribiendo una novela, pero no es más que la historia de esa mujer y la ciudad (Venezuela), con sus conflictos, sus frustraciones. Es la mirada de una mujer que convive con lo que la rodea. Sagacidad de la autora para plasmar una sociedad y su crítica para mostrarla a todos aquellos, que a veces no saben cuál es la solución, fueron las ideas de Daniel al referirse a la obra de esta autora venezolana. Además dirigió su discurso al conflicto de las mujeres ante los roles que la sociedad les impone, pese a los cambios de la vida moderna, donde, supuestamente, la mujer tiene más oportunidades. La consideró, en ocasiones, con un tono feminista.

"La capacidad de criticar la sociedad desde la naturalidad, sin poses", le impresionó favorablemente.

"Gracias, Daniel. Siempre llevándote el corazón", fueron las palabras de Sol Linares hacia el editor, por el análisis realizado a su novela, cuya libertad de lenguaje y pensamiento hacia la narrativa fue su propósito. No la considera pretenciosa, porque parte de un gesto de libertad; y su vocación es la libertad. No pretende tener una imagen feminista: uno de sus personajes la rechaza.

Con una imagen seria busca experimentar en cualquier tipo de discurso: cine, música, poético, filosofía de la mujer, cómo se busca la mujer… "¿Qué somos las mujeres", en un mundo consumista, en un mundo machista. "Situar al hombre posmoderno en el propio estómago de su mundo".

Para Luis Britto, presidente del jurado que premió las novelas, ambos escritores reúnen en sí los valores de la narrativa actual; y aunque su intervención la inició con: "Me encanta presentar escritores que son mejores que yo", puede considerarse esta oración la esencial para terminar, porque a él le salió del corazón lo que dijo, pero su cátedra como escritor es matriculada y seguida por muchos en la Tierra.