Inicio
Cobertura informativa

Cuentos y poesías del Paraguay

por: Nancy Maestigue Prieto

La literatura del Paraguay tiene dos grandes producciones lingüísticas: en castellano y en guaraní (sin desdorar la literatura en otras lenguas nativas), aunque con mayor profusión de la primera.

Por ser una de las literaturas más desconocidas de Hispanoamérica, solo han llegado al lector cubano; y pudiera decirse que al universal, algunos nombres: Barret —considerado el padre de la literatura paraguaya—, Josefina Plá, Gabriel Casaccia, Elvio Romero, Rubén Bareiro, Saguier, Augusto Roa Bastos; e incluso hasta en las historias de la Literatura hispanoamericana no incluyen a autores posteriores a la década del cuarenta. Pero gracias al ALBA y a la solidaridad literaria de la Secretaría Nacional de Cultura del Paraguay se pudieron presentar dos antologías: Cuentos del Paraguay y Poesía del Paraguay, bajo el sello editorial de Arte y Literatura en su Colección Alba/Bicentenario, donde aparecen escritores conocidos y otros no, que darán la posibilidad de entrar en contacto con una manera de hacer literatura muy particular, donde las raíces guaraníes marcan una identidad propia de los hijos de esta nación.

Con la presencia del embajador de la República del Paraguay, excelentísimo señor, Luis Domingo Laino; el viceministro de Cultura, Fernando Rojas y parte del cuerpo diplomático del país invitado a esta 20ª Feria Internacional del Libro, Cuba 2011, Enmanuel Tornés, investigador del Instituto de Literatura y Lingüística, realizó una amplia exposición sobre la narrativa paraguaya y los escollos que ha tenido que vencer. Reconoció la calidad de los autores que integran la selección Cuentos del Paraguay, y el prólogo, que demuestra la autoctonía de sus creadores.

Miguel Ángel Fernández, quien a su vez es el prologuista de la colección Poesía del Paraguay, no pudo evitar la emoción al hablar de los poetas que han engrosado la larga lista de sus cultivadores, haciendo hincapié en el iniciador de la literatura de su país: Barret, y otros, que desde la creación, han podido defender la lengua guaraní y su cultura, con la sencillez e identidad propias de quienes logran plasmar en sus obras una cultura con varios siglos de existencia.

Susy Delgado, Miguel Ángel Fernández y Lourdes Espínola; incluidos en las antologías, dieron muestra de esa valía, al leer en guaraní y en castellano, algunos de los poemas contenidos en el libro.