Inicio
Cobertura informativa

Centro cubano promueve visión humanista

por: Rogelio Manuel Díaz Moreno

El centro Félix Varela, organización no gubernamental cubana dedicada a la promoción del desarrollo humanista y sostenible, se apropió en la mañana de este sábado 19 de febrero de la sala José Antonio Portuondo, de la Fortaleza de La Cabaña, para lanzar las últimas producciones de su sello editorial Acuario. Los títulos El poder de la indagación apreciativa, Violencia familiar en Cuba y Entre la violencia y la esperanza –el segundo de ellos, en formato electrónico– fueron los títulos aportados por esta ONG para el avance del pensamiento ético y socialista en nuestra sociedad.

Patricia Arenas, del Centro de Investigaciones de Psicología y Sociología, realizó la presentación del texto de Diana Whitney y Amanda Trosten-Bloom. Estas autoras invitan a tomar partido al lado de todos aquellos que esperan y se afanan para hacer llegar el día en el que su derecho a ser escuchado, tomado en cuenta, deje de ser no más que una promesa incierta y se torne una satisfacción humana real, no enajenable.  Caminar junto a estas personas es apostar por el cambio positivo, construir sobre lo mejor del pasado y el presente para lograr un mejor futuro.

Iluminar las realidades y desafíos sociales es el móvil detrás de los estudios agrupados en Violencia familiar en Cuba. El colectivo de autores, encabezado por Marlén Díaz Tenorio, responde a interrogantes tales como la frecuencia con la que se produce en nuestro entorno este fatídico problema; cómo puede mejor evitársele, y cómo mejor perfilar programas y políticas preventivos. Acercarse a este tema, un imperativo moral.

Por último, el especialista Guillermo Arias, de la facultad de Psicología, introdujo el texto Entre la violencia y la esperanza. La autora, Úrsula Hauser, es una sicoanalista suiza dedicada por decenios a acompañar las causas de los oprimidos en disímiles partes del mundo, ya en Gaza, ya en Chiapas, Colombia o El Salvador. En estos trajines ha participado en la gestación del psicodrama, metodología que mucho le debe al sicoanálisis, pero también resultante de la reflexión, el sufrimiento y la construcción colectiva de empeños que defienden el derecho a la esperanza entre los más desfavorecidos de la tierra.

Compartiendo la emoción del público y los demás panelistas, Úrsula Hauser comentó brevemente algunas de las experiencias vividas por quienes han compartido aquellos proyectos, hombres y mujeres capaces de transformar su ira en fuerzas para movilizar las mejores facetas del ser humano, capaces de derribar los muros de la opresión y de las propias limitaciones personales en pro de un mundo mejor y posible.