Inicio
Cobertura informativa

¿Para qué el cine?

por: Alma de la Hoz

Cuestionarse las cosas siempre ha resultado una puerta exquisita para el cruce. Al ser atravesados, los elementos del mundo pierden esa mítica cualidad que los mantiene en el cisma, y de una vibración pasamos a otra vibración más alejada, en la que la única complacencia que nos queda sea, quizás, el saber que hemos de atravesar un campo de la conciencia.

Ricardo Alberto Pérez, en su devenir, ha hendido numerosas zonas de la mente (¿o sería mejor decir: estados poéticos?). Sobre esta cualidad, camino impregnado de una sustancia que hoy titula y presenta como: ¿Para qué el cine? (Ediciones UNION), ha dicho Jesús David Curbelo: «esta obra de Richard se inserta dentro de una corriente que prefiero llamar la neovanguardia, donde quizás se encuentre lo más perturbador de la poesía cubana».

Todo ello ocurría en horas de la tarde, (o quizás en la mente de un seudoperiodista), mientras el poeta leía uno de sus textos y la Feria del Libro transcurría fuera de las puertas de la sala Lezama Lima:

¿Quién te dijo, Ricardo / que el estilo / se hace / de ciertas paredes / rotas? / ¿qué la intemperie  / ha inventado / el lenguaje / cifras / para reconocer / un camino / o una estancia? / Solo merodeas / en tradición / de mosca / por estas zonas / soñando una identidad, / el templo.

Y en esa mezcla evidente de ensimismamiento y lucidez, el asunto de la identidad iba tomando proporciones aún mayores (“en lo concerniente a su acepción ontológica”) dentro del poemario y más allá de sus límites.

¡La digestión a mi manera! introduce de pronto su voz el artista plástico Ezequiel Suárez. «Los escritores usan demasiadas palabras», le dijo un día a Richard y de ahí nació un libro en el que coexisten dos propuestas alternantes: la del autor ¿superior? ¿hegemónica? y la del que, subrayando, construye así sus propias paredes rotas:

¿Quién te dijo, Ricardo / que el estilo / se hace / de ciertas paredes / rotas? / ¿qué la intemperie  / ha inventado / el lenguaje / cifras / para reconocer / un camino / o una estancia? / Sólo merodeas / en tradición / de mosca / por estas zonas / soñando una identidad, / el templo.

Suerte de performance en el que incluso llegarían a participar los lectores de este libro. Promesa. Silencio. Estudio. Continuación de la cual esta noticia ¿será sólo una fracción?