Inicio
Cobertura informativa

En los confines de Cortázar

por: I. Rodríguez

El libro Los confines de la muerte y otros relatos, una compilación de los textos galardonados en la novena convocatoria del Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar, correspondiente al 2010, fue presentado hoy al público lector.

El evento tuvo lugar en la sala Alejo Carpentier con la presencia del avileño Félix Guerra, ganador del certamen con el cuento que sirve de título al volumen, y del habanero Gabriel Gil, quien mereciera una de las menciones. Ambos fueron acompañados por Basilia Papastamatiu, coordinadora general del premio, y Caridad Tamayo, en representación de Casa de las Américas, entidad que coauspicia el concurso, junto al Instituto Cubano del Libro y la Fundación ALIA.

En esta ocasión, el jurado estuvo integrado por  Daniel Chavaría, Eduardo Heras León y la escritora santiaguera María Elena Llana, quien también se encontraba presente. Además del premio, fueron distinguidos con menciones los relatos Thàlassa, de la argentina Marina Porcell (Primera Mención); Metales furiosos, del colombiano Pedro Vargas Hernández, Mañana nunca lo hablamos, del guatemalteco Eduardo Halcón, y La culpa es de Menard, del mencionado Gabriel Gil.

Los textos laureados fueron escogidos entre casi 400 obras, y dan forma a una compilación signada por “un derroche del buen decir que caracteriza a estos autores”, según María Elena Llana.

El cuento ganador tiene como principal protagonista a una casa, conectando así con esa predilección por los espacios cerrados que se percibe en la literatura de Cortázar. Para Félix Sánchez, fue una gran alegría haber obtenido el máximo galardón, «porque lo más normal es que uno escriba un mal cuento y que uno no gane un concurso. Esto de los premios es algo excepcional en el oficio de escritor», señaló.

Para terminar, fue lanzada la convocatoria a la décima edición del concurso, la cual estará vigente hasta el 15 de julio de 2011.

El Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar tiene un carácter anual, desde su creación por la escritora y traductora lituana Ugné Karvelis, quien fuera además compañera sentimental del gran escritor argentino.