Inicio
Cobertura informativa

Historias habaneras contadas por la condesa de Merlin

por: Maydelis Gómez Samón

Se dice que los textos de juventud son, quizás, los más apasionados, pues en ellos el estilo del novel escritor se encuentra aún prácticamente virgen. Esa mezcla de ingenuidad, dudas, miedos y sueños la encontramos en el libro Memorias y ficciones habaneras de Mercedes Santa Cruz y Montalvo, más conocida por la condesa de Merlin.

Tres relatos conforman el volumen que publica la colección Raíces, de la Editorial Boloña. Ellos son: “Mis doce primeros años”, “Historia de Sor Inés” y “La evasión”. Estos escritos conforman las memorias en Cuba de la reconocida intelectual, entre los años 1789 y 1802, cuando todavía era una adolescente.

Aunque la condesa de Merlin solo vivió en este país hasta los doce años y escribió casi toda su obra en francés, apreciamos que era una cubana auténtica. Luisa Campuzano, quien tuvo a su cargo la selección y estudio introductoria, precisa que la edición es un «referente privilegiado para conocer, o fabular e imaginar, importantes trechos y facetas de la historia social y las costumbres de la Isla».

Los tres escritos brindan un acercamiento a la infancia de la condesa de Merlin y tienen en común, según Campuzano, un particular rechazo a la Iglesia como institución coercitiva, instrumento de control y represión social y familiar. Llama la atención la valentía de esta muchacha al no dejarse doblegar por las pautas que se establecían para las mujeres en su época. Quien lea dichos relatos conocerá cómo escapó del convento, y las severas críticas hechas a la violencia física y al abuso del poder ejercido por abuela.

Invito al lector a conocer La Habana del XVIII a través de las confesiones de esta muchacha, a compartir con ella episodios de alegría y tristezas, de represión y tolerancia. Esas narraciones, en opinión de Campuzano, constituyen una «merecida restitución de Mercedes Merlin al espacio habanero que en la distancia, y como simulacro exorcizante de sus angustias, imaginó para todos los cubanos».

El libro fue presentado en la galería de la biblioteca pública Rubén Martínez Villena. Rafael Álvarez realizó la edición y el encargado del diseño de cubierta y composición fue Joyce Hidalgo-Gato.