Inicio
Cobertura informativa

Pedro Pablo Rodríguez: Premio Nacional de Historia 2010. Otorgan también los premios de la crítica histórica de ese año

por: Rolando Julio Rensoli Medina

Presidido por Abel Prieto Jiménez, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y ministro de cultura y el doctor en ciencias Raúl Izquierdo Canosa, presidente de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNHIC) y el Instituto de Historia de Cuba, se efectuó el acto de premiaciones de los autores y las obras más sobresalientes en la literatura histórica en 2010. El acontecimiento tuvo lugar en la sala Nicolás Guillén, del recinto ferial de San Carlos de la Cabaña, como parte de la XX Feria Internacional del libro Cuba 2011 .

La doctora Olga Portuondo Zúñiga, historiadora de la ciudad de Santiago de Cuba y Premio Nacional de Ciencias Sociales 2010, en nombre del doctor Manuel Fernández Carcassés, jefe del departamento de Historia de la Universidad de Oriente y miembro del secretariado permanente de la organización social de los historiadores cubanos, que encabezara el jurado del Premio Nacional de Historia, comunicó la decisión unánime de los cinco miembros de otorgar la más alta distinción de los profesionales de la historia – entre quince nominados – al doctor en ciencias históricas Pedro Pablo Rodríguez López, investigador del Centro de Estudios Martianos con una extraordinaria trayectoria en el mundo académico y responsable de la edición crítica de las obras completas de José Martí. Es esta la segunda ocasión en forma consecutiva en que la institución insignia en la investigación de la vida y obra del Héroe Nacional cubano es reconocida con tan alta distinción, ya que en 2009 el también doctor Ibrahim Hidalgo Paz, autor de la cronología martiana y otras obras resultó premiado. Fue precisamente este último quien se encargó de las palabras de elogio a su colega premiado. Pedro Pablo Rodríguez, finalmente expresó la necesidad de mantener la unidad entre los historiadores cubanos y dedicó su altísimo galardón al equipo de trabajo que dirige.

Otros jurados se encargaron de los premios de la crítica histórica. En el caso del Ramiro Guerra, fue presidido por la doctora Francisca López Civeira, profesora de la Universidad de La Habana y Premio Nacional de Historia 2008 y en su modalidad de ensayo, la distinción fue otorgada a la obra de las doctoras mayabequinas Aisnara Perera y María de los Ángeles Meriño titulada Para librarse de lazos: antes buena familia que buenos brazos, y en el género de biografía el lauro lo obtuvo: Salvador Cisneros Betancourt. Entre la controversia y la fe, de los agramontinos Elda Esther Cento Gómez y Ricardo Muñoz Gutiérrez. El Premio de la crítica histórica José Luciano Franco fue otorgado al libro: Nikolai Yavorski: un maestro ruso en la isla del ballet, del tunero Ernesto Triguero Tamayo; el jurado del premio fue encabezado por el doctor Israel Escalona Chádez, de la Universidad de Oriente y finalmente, el Premio Fernando Rodríguez Portela recayó en El autonomismo en la nación cubana, un trabajo de los noveles investigadores capitalinos Elier Ramírez Cañedo y Carlos Joane Rosario Grasso, siendo responsable de la decisión el jurado que presidió el doctor Servando Valdés Sánchez, del Instituto de Historia de Cuba.

Al finalizar la actividad de premiación, la presidenta del Instituto Cubano del Libro, Zuleica Romay Guerra, compartió con los homenajeados. Como expresara el compañero Fidel en su encuentro con intelectuales que participan en la feria, los investigadores históricos aún tienen mucho que investigar, escribir, contar… los reconocimientos siempre serán para quien mejor lo haga.