Inicio
Cobertura informativa

Nuevas miradas a la ciencia ficción

por: Martha Isabel Andrés Román

La literatura de ciencia ficción suele ser una de las corrientes más desatendidas por el ámbito académico. Los estudios sobre la temática no son numerosos, como tampoco abundan las publicaciones dedicadas a promover a los autores que se dedican al género.

El texto Crónicas de lo ajeno y lo lejano, de Rinaldo Acosta, novedad  que presenta la colección Ensayo de la Editorial Letras Cubanas en la Feria Internacional del Libro, constituye uno de los pocos casos de acercamiento a la literatura de ciencia ficción en el ámbito investigativo cubano. Según apunta el autor, un texto como este se propone llamar la atención sobre la necesidad de promover el estudio de un género que, aunque no forma parte de la comprendida como literatura canónica, posee grandes valores.

¿Cómo surgió su interés por crear un texto que abordara la temática de la literatura de ciencia ficción?

Yo había hecho una selección de textos que se proponía ser un libro teórico sobre la ciencia ficción. Un libro teórico donde había de todo, desde teoría académica hasta consejos a los escritores sobre cómo escribir y listados de obras imprescindibles. En sentido general, se trataba de un libro bastante abarcador, que permitiera al lector cubano orientarse en la ciencia ficción.

Le hice un prólogo en el cual trataba de suplir las lagunas de información que había, aquellas referencias que no pude encontrar. Ese prólogo devino un estudio en sí mismo, a partir del cual obtuve la base investigativa y teórica para seguir ahondando en la temática de la ciencia ficción.

Por lo general a la ciencia ficción no se le presta la misma atención que a otros géneros, lo que se expresa, por ejemplo, en la poca publicación de este tipo de literatura. ¿Por qué considera que ocurre esto?

La actitud hacia la ciencia ficción, y en general hacia la literatura de género, ha cambiado, sobre todo a partir de los años ochenta y noventa. Según datos del año 1999, había 400 cursos de ciencia ficción en  distintos países, lo cual realmente es notable. También existen muchos especialistas y estudiosos de primera línea que se dedican a la ciencia ficción, además de que hay bastante cantidad de materiales sobre la temática. Internacionalmente existen tres revistas teóricas dedicadas a este género, pero aunque esto pueda parecer mucho, en realidad no lo es, porque no constituye más que una pequeña porción de todo el mundo académico.

La literatura canónica sigue siendo la dominante, la que se da a los estudiantes como verdadera literatura. Inclusive, en muchas universidades no se estudian los géneros, lo que no debería ser, porque aunque el círculo académico considere que la ciencia ficción no es buena literatura, debería dar información sobre el tema.

En Cuba, por ejemplo, no se publica mucha literatura de ciencia ficción, pero no pasa una semana sin que pongan una película de este tipo. Entonces es necesario brindar a los estudiantes una orientación, puesto que dentro de este tipo de producción, como en todos los ámbitos, hay jerarquías: autores que no tienen verdaderos valores,  y otros que sí realizan muy buena literatura.

¿Cómo evalúa la producción de ciencia ficción en Cuba?

Existe un gran problema con los géneros, y es que aunque parecen literatura más accesible, son difíciles de cultivar. Eso pasa, por ejemplo, con la literatura policial. ¿Cuántos buenos escritores de este género hay en Cuba? Padura y Chavarría, eso es todo. Sin embargo, se está cultivando la literatura policial desde hace tiempo, pero son ellos dos los que se pueden considerar grandes exponentes.

Además, la ciencia ficción en Cuba no ha tenido el apoyo necesario para desarrollarse. ¿Qué es lo que haría falta para que la ciencia ficción en Cuba se potencie como género? Habría que tener, por ejemplo, una publicación periódica, aunque sea un anuario, donde los autores puedan ser publicados; una colección, como la antigua Radar de Letras Cubanas, dedicada a literatura de género; a la vez que deberían promoverse premios especializados para esta literatura, de manera que los jóvenes con talento se interesen por ella.

La desatención a la ciencia ficción no es exclusiva de Cuba. Hay muchos países, incluso con otro grado de desarrollo, que no cultivan el género. Sin embargo, está un caso como el de Polonia, donde se hace una excelente ciencia ficción, impulsados por la influencia de una de los grandes autores del género, Stanisław Lem.

Tal vez en Cuba necesitemos eso, un gran autor que impacte más allá de las fronteras del género y que arrastre al resto de los escritores. Pero para eso hay que preparar el terreno. Antes de evaluar las condiciones del género en Cuba, yo empezaría por conocer cuáles son las posibilidades que se les brinda a los autores.

¿Qué papel podría desempeñar un texto como Crónicas de lo ajeno y lo lejano en medio de ese contexto?


Mi libro no está dedicado solamente a las personas que gustan de esta literatura. Yo quisiera que el texto se leyera también, por ejemplo, en las facultades de letras de las universidades. Gran parte de la obra trata de literatura general, porque la ciencia ficción surge realmente en el último tercio del siglo XIX y hablo de muchos textos desde el Renacimiento, entre ellos algunos que no se han publicado en el país y ni siquiera se han traducido al español.

En el texto se defiende la idea sostenida por otros autores de que la ciencia ficción está enraizada en la corriente principal de la cultura europea, y por tanto no surgió al margen de otras formas creativas. Es una literatura significativa, que sigue produciendo textos importantes y que tiene una mirada peculiar sobre el arte contemporáneo.

El libro, entonces, está dedicado al fan de la ciencia ficción, pero también quisiera llegar a un lector más general y brindarle una información básica sobre el tema.