Inicio
Cobertura informativa

El chivo, el bosque y el amor

por: Nancy Maestigue Prieto

«Proponer novedosas historias que representen una gran variedad, siempre es bueno, sobre todo, si son autores muy premiados y estimados por los lectores», dijo Néstor Cabrera, subdirector editorial de la casa editora Gente Nueva, al referirse a Raúl Hernández Ortega, José Manuel Espino, Nelson Simón y José Antonio Linares, en la sala Alejo Carpentier.

La ocasión fue propicia para adentrarse en El libro del bosque encantado, con ilustraciones de Raúl Martínez, del multipremiado José Manuel Espino (David, 1989, Ismaelillo, 1991-92, La Edad de Oro, 1995, 2004, 2005, 2006, 2008, 2010), quien busca a través de la palabra que ilumina la imaginación: la poesía, adentrar a todos en un bosque que no aterra, sino encanta, porque:

                                     Si al bosque quieres entrar
                                     por luminoso camino
                                     sigue atento a cada trino
                                     que el duende suele silbar.


Con una original composición de diseño que obliga a leer, al derecho y al revés, La noche del chivo de Raúl Hernández Ortega, e ilustraciones de Raúl Raúl Hernández Delgado, comienza contando la historia de unos muchachos del barrio que pasan el tiempo molestando al viejo Serafín, un hombre que ha llegado a una edad en la que solo le quedan los recuerdos y sus improvisaciones; y a Ana, una niña del mismo barrio, a quien le molesta la malcriadez de los niños y siente deseos de defender al anciano. El otro cuento vuelve a la soledad, a la muerte; temas, tal vez escabrosos para los niños, pero que conviven con ellos, y no se puede tener temor a mostrárselos.

Preguntas que se hacen los infantes con esa ingenuidad propia de esas edades en busca de respuestas esperadas, son algunos de los anhelos que se pueden encontrar entre los personajes protagonistas de Cuentos del buen y el mal amor, una selección de relatos de Nelson Simón e ilustraciones de Raúl Martínez Hernández, donde, con un lenguaje sensible, poético, y un estilo novedoso, demuestra la vigencia y profundidad de las historias narradas.

Sentimientos, creencias, aspiraciones, ansias, son los componentes que alimentan los personajes que pueblan Un poco de amor y girasoles, de José Antonio Linares, con ilustraciones de Yahilis Fonseca González; un libro que busca convertir a sus personajes —y al lector— en mejores seres humanos, gracias al amor, la amistad y la reflexión.