Inicio
Cobertura informativa

Por la feria anda un duende

por: Nancy Maestigue Prieto

Con una sala Alejo Carpentier bastante llena, la Editorial Cauce presentó los nuevos títulos: El cagüeiro, de José Manuel Espino, con ilustraciones de Irina Elén, Valentina y Valentín, de Nelson Simón, ilustrado por Yasser Curbelo, y un clásico de la literatura cubana: Entre el naranjal y el cielo, de la escritora Dora Alonso,  ilustrado por Irina Elén.

«Muy pocas personas saben qué es un cagüeiro». Original forma de comenzar un cuento. Descubrir qué es, le toca al niño o aquel que no ha dejado escapar su niñez, para con él, ¿por qué no? poder llegar a ser un cagüeiro si se quiere vivir una aventura.

Alma, ponte color naranja / ¡Alma, ponte color de amor!  Versos de Federico García Lorca abren las puertas de la propuesta literaria Valentín y Valentina, de Nelson Simón, y partiendo de esos mismos versos, el lector infantil podrá percibir cuál es el tema que su autor narra: el nacimiento del amor, sin importar la edad.

Una mujer taciturna y aislada: Valentina, vive encerrada en un pasado. Encerrada en su casa inmensa, llena de recuerdos, de la que nunca sale. Al otro extremo del pueblo, Valentín; también enclaustrado en una casa llena de recuerdos, y tampoco sale. Un perrito será el vínculo entre Valentina, que logrará llegar al lugar, y Valentín, que espera sentado en su sillón.

Y, ¿qué se puede agregar a lo dicho por tantos y tan buenos ensayistas, periodista, investigadores, sobre la vida y la obra de Dora Alonso? Hablar de sus valores literarios y estilísticos, de su vuelo poético en cada texto, aunque no se lo propusiera, de su lenguaje tierno y maduro, capaz de ser entendido por cualquier infante; de sus historias cargadas de sensibilidad y amor hacia quienes fueron la fuente de su creación, resulta difícil.

Como comentarista solo le puedo pedir a usted, estimado lector, no dejar en las librerías Entre el naranjal y el cielo, una obra llena de toda esa fuerza que únicamente una mujer como Dora Alonso, podría entregar.