Inicio
Cobertura informativa

Félix Julio Alfonso: la voz que tanto necesitamos 

por: Dulce M. Sotolongo Carrington

Hace uno años prácticamente no existían en Cuba, libros que hablaran de deporte, salvo excepciones entre las que destacan los nombres de los periodistas Víctor Joaquín Ortega y Helio Constantin. Eran muy pocos los títulos que se publicaban sobre este tema, la mayoría de ellos se hacían bajo el sello editorial  Deportes, y se destinaban a un público muy reducido, conocedor de la materia.

En la última década, ya viene siendo habitual la presencia en el catálogo de la Feria,  de textos sobre esta materia, que gozan de muy buena aceptación entre el público lector. Las editoriales Científico Técnica, Extramuros, Unicornio, han publicado obras como Escribas en el estadio; Agustín Marquetti, número 40; Con las bases llenas, entre otros. No es casual que en los libros antes mencionados, una y otra vez, se encuentre un nombre: Félix Julio Alfonso  López, los seguidores del programa Escriba y  lea, reconocerán en él a uno de sus panelistas.

Este joven nacido en Santa Clara, en 1972, es licenciado en Historia, diplomado en Antropología Social y Máster en Estudios Interdisciplinarios sobre América Latina, el Caribe y Cuba. Investigador, ensayista y profesor universitario, uno podría preguntarse  ¿por qué su interés en el deporte?

En  Sociedad, cultura y deporte podremos encontrar la respuesta a esta interrogante. En el libro, una cita de Alejo Carpentier que reza : “Deporte es cultura”, nos remite  a nuestro Héroe Nacional José Martí, quien tantos artículos sobre el tema escribió, y que por suerte fueron recogidos por el investigador Carlos Alonso y publicados  recientemente por la editorial Deportes.

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga, autor también muy prolífero en la escritura de libros sobre el tema,  y encargado de prologar esta edición, a propósito comenta:



Sociedad, cultura y deporte es un libro poco común, escrito en tres tiempos aparentemente disímiles, pero de una bifurcación   incuestionable, donde existen las mismas contradicciones, aciertos y desaciertos, en una suerte de buen ejercicio profesional. En él, su autor trata de explicar la manera en que se configuraron las narrativas nacionalistas de las diferentes opciones políticas cubanas; los modos en que se estructuraron sus imaginarios sociales, de raza y género; las tensiones generadas entre Cuba y los Estados Unidos expresados a través  del juego de pelota; las diversas recepciones de béisbol por la literatura entre otras importantes cuestiones que se continúan en el siglo XX y aún en el XXl.



En las palabras anteriores está la clave a la interrogante formulada. En la historia del deporte se halla la génesis de la formación de la sociedad en muchos países. No se puede hablar de la historia de Cuba, sin pensar en la pelota, no se puede hablar de Brasil, sin pensar en el fútbol, uno de los capítulos del libro: "El fútbol en la cultura brasileña: modernidad, clases sociales, nación", se refiere a este aspecto. Félix Julio, como buen historiador, le otorga la importancia que merece al deporte en las sociedades actuales, a la par que con su prestigio como investigador, ha ayudado a ubicar en el lugar que se merecen, las publicaciones deportivas en Cuba.