Inicio
Cobertura informativa

La excelencia de Ediciones Matanzas para los más jóvenes

por: Kaly Smith Llanes

La mañana acogió con enorme regocijo las presentaciones de poemarios infantiles por Ediciones Matanzas. La sala José Lezama Lima fue la sede del lanzamiento de cuatro joyas literarias para niños y jóvenes. Aroma de rocío, de Miriam Rodríguez; Para subir a las cumbres, de Anely Fundora; Cantacaminos, de Mirtha González Rodríguez, y Niña que sueña el Laúd (compilación) de José Manuel Espino, constituyen excelentes propuestas en esta 20ª Feria del Libro.
  
La literatura infantil, tan en auge en nuestro país en estos momentos, recibe con agrado cuatro poemarios que son textos de excelencia para los más pequeños. Estos cuadernos poéticos se caracterizan por finos valores artísticos, no solo por las delicadas letras de sus autores, sino también por la mirada especial que el diseñador realizó sobre cada una de las composiciones. Johann E. Trujillo, diseñador, influyó en la manera de acercar al lector a cada verso a través de imágenes que multiplican las interpretaciones y enriquecen el contenido de los libros.
  
Aroma de rocío, de Miriam Rodríguez, viaja por la noche a través de la aparición de los seres que la pueblan. El hada, como elemento recurrente, es la criatura que acompañará al lector desde el anochecer hasta el amanecer. Esta obra, a decir de su presentador José Manuel Espino, «marca un momento único de la poética matancera y del país en general, ya que transmite el misterio de la poesía y también el de su conocimiento». Para mayor alegría de los presentes la autora compartió dos poemas.
  
Por su parte, Cantacaminos, de Mirtha González Rodríguez, a pesar de no poseer abundantes textos como es ya costumbre dentro de los poemarios, «es un libro breve pero intenso». Su escritora asume la tradicional forma de escribir versos desde una perspectiva de naturalidad y belleza.
  
La entrega de Anely Fundora, Para subir a las cumbres, «presenta el escaso precedente en las letras para niños de nuestro país; son los versos escritos de una madre a su hija en los que cita el Ismaelillo de José Martí». Este es un texto que muestra -al ofrecer consejos- el sentido de la sensibilidad tan necesario en los adolescentes, pero siempre deja espacio para la reflexión personal.
  
Niña que sueña el Laúd, de José Manuel Espino, publicado en homenaje al centenario de Dora Alonso, contiene cien décimas y "un guateque" de Damaris Calderón. Este es un ambicioso proyecto que aúna a prestigiosos autores, entre ellos voces anónimas dentro de la composición poética del país. Si bien el principal objetivo es homenajear a Dora Alonso, otros propósitos son «ver la décima como una composición poética a respetar», y entregar al público infantil textos extraordinarios donde se viaje por la creación de sus autores a través de un contenido inteligente.
  
Las cuatro propuestas de Ediciones Matanzas se alzan como una excelencia para los más jóvenes; solo nos queda a los lectores comprar los libros.