Inicio
Cobertura informativa

Sorprendentes resultados

por: Ernesto Cuní

«Estoy sorprendido con la calidad literaria y pedagógica De buenas y malas visitas», (Editorial Gente Nueva, 2010), confesó el promotor Adrián Guerra, Premio Nacional de Promoción de la Lectura al comentar sobre el libro, ganador del género de literatura preescolar en el Concurso La Edad de Oro, presentado conjuntamente con los demás ganadores de ese lauro, como parte del Encuentro Teórico de literatura para niños que se desarrolla en la Sociedad Cultural José Martí, una de las sedes capitalinas de la 20ª Feria Internacional del Libro, Habana 2011.

Sorprendido resultó el autor del texto, Roberto Milán, quien declaró que se le ocurrió un buen día escribir unas décimas sobre la campaña de fumigación contra los mosquitos que habitualmente promocionan los canales televisivos:

«El primer reto fue hacer de esas estrofas un cuento, hacer una partición; después el otro reto fue hacer un juego donde        participara toda la familia; lo otro era hacerlo funcional porque es un hecho real la campaña de fumigación. Estoy sorprendido, me han dado buena referencia los que lo han leído. Estoy muy contento, sobre todo, con la acogida que me ha dado la Editorial Gente Nueva».

La historia de De buena y malas visitas trata de lo que sucede cuando a la casa entran animales dañinos que no han sido invitados, ¿quiénes entonces se encargarán de alejarlos para que en la casa lleguen sólo buenas visitas? Averígüelo usted mismo leyendo esta divertida historia.

Aitana, de Leonardo Galech, galardonado en el género ciencia-ficción  y policiaco, considera que «se puede hacer una ciencia-ficción muy tecnológica en Cuba, a pesar de los dificultades».

De cómo llegó al concurso les contó a los presentes: «Mi esposa me convidó a enviar el trabajo. La historia surgió cuando vi a mi niña jugar con un teléfono roto en la casa y de momento lo dejó; me vino a la mente la idea que dentro de ese teléfono había una memoria inteligente para que mi niña se relacionara con este artilugio. Espero que le guste a la gente. Es la historia donde más he tenido que esforzarme como escritor».

Las barcas de cristal de Lina Leiva Méndez —premio en cuento—, toma como eje central la fragilidad de la niñez y la adolescencia. Con lenguaje, la mayoría de las veces metafórico y evocador, recorre en pequeños cuentos, que sorprenden por su peculiar sentido de realismo, los puntos más vulnerables de estas edades, sus angustias, anhelos, sensaciones y desengaños.
 
La abeja prodigiosa, de Francisco H. Pérez Sanfiel obtuvo el premio en la categoría divulgación. La perfección es cualidad absoluta de las abejas. Aprender de ellas y imitar en nuestra vida la imagen ante el espejo de lo aprendido en este libro-colmena, es un logro derivado de su lectura.