Inicio
Cobertura informativa

Gopegui y Ryszard en la feria

por: Nancy Maestegui Prieto

Son las dos de la tarde, y a la sala Alejo Carpentier comienza a entrar el público interesado en los dos títulos que la Editorial Arte y Literatura tiene programada para este 14 de febrero: Deseo de ser punk, de la escritora española Belén Gopegui y La navaja de Niecikowski, del escritor polaco Ryszard Sadaj.

La escritora Mylene Fernández, con el dinamismo que la caracteriza, atrapó a los asistentes con su intervención al establecer un paralelo entre su hijo de 17 años y la protagonista de la novela, una adolescente de dieciséis, por los puntos de contacto entre ellos y su relación con los adultos. Aunque la niña de la historia es diferente a cualquier joven cubana —por el lugar en que vive: violencia, y problemas sociales— como personaje, más trasgresor en esta historia divertida pero seria, llama a la reflexión en cuanto al tratamiento a los jóvenes.

El texto se apoya en el rock. Con la incorporación de este tipo de música la autora busca provocar al lector; sobre todo al adulto, a quien no le costará trabajo entenderla porque antes de su adultez, fue joven. «Hay que ver lo que uno dice en las presentaciones», fue la recomendación de Mylene a todos aquellos que —alguna que otra vez— tienen esta misión, después de leer un fragmento de la novela donde la protagonista asiste a una presentación de libros y le llama la atención cómo lo hace «esa» escritora; hasta al punto de pensar que no está en su sano juicio.

Para Mylene Fernández, su novela que tiene muchas lecturas, entre ellas, el reclamo de los jóvenes de su espacio y la valoración de si en verdad los adultos se lo facilitan. En Deseo de ser punk se puede constatar la sencillez en la composición de la historia sin que esto resquebraje la calidad y profundidad con que aborda el argumento. Los aspectos esenciales están muy bien marcados en la presentación y semblanza sicológica de una adolescente.

No menos interesante fue la intervención de Ángel Zuazo López, presentador de La navaja de Niecikowski, de Ryszard Sadaj, quien dio inicio a sus palabras mostrando el original —que tiene en primer plano una navaja— y argumentó que era la primera novela de un escritor de la llamada Europa del este, publicada en Cuba después de la caída del campo socialista.

La navaja…, es una obra reflexiva donde se entrelazan pasado y presente; el narrador critica ese pasado y ese presente al mostrar lo que faltaba en uno u en otro. Se abordan temas históricos de las dos épocas: antes y después de la caída del socialismo; la relación entre el narrador-personaje, su madre y la de un Padre, de procedencia judía, convertido al catolicismo. La navaja de Niecikowski es una novela donde el humor también tiene su espacio y la palabra, bien dominada, así como su eficacia literaria para atrapar los sentidos, llegan al lector.