Inicio
Cobertura informativa

A veces el viento trae voces

por: Nancy Mestigue Prieto

A veces el viento trae algunas voces; las amadas, las de los muertos, las malas, las inoportunas; yo quise escribir una novela con esas voces».

Esas fueron las palabras de Ana María Radaelli al referirse a su novela A veces el viento, donde sus fantasmas la asedian, donde se esconden y muestran caras, donde se desgarran máscaras, sin dar tregua, con un lenguaje literario dominado, de arriba abajo, en una mujer con tanto ímpetu en la voz como en la palabra.

Alrededor de metáforas narrativas discurrió la presentación de A veces el viento, de Ana María Radaelli, publicada por la Editorial Arte y Literatura para esta 20ª Feria Internacional del Libro, Cuba 2011, con la presencia de la autora, la embajadora de Argentina en Cuba, Juliana Mariño, y el consejero Jaime Figueroa, además amigos de la escritora.

A veces… intenta un pase de cuenta, más fuerte en esta historia que en otra de sus creaciones; aquí se encuentran más preguntas que respuestas, donde se hunden ella y los lectores, para después salir a flote, como hace con uno de sus personajes, porque como dice Stella Calloni en el prólogo: «Ella nos obliga a elegir esas resurrecciones eternas, para que el hombre no siga siendo lobo del hombre».

La intervención del público permitió crear un ambiente “familiar”, como expresara la propia Ana María, al producirse un intercambio asistente-autora, que por un momento parecía más un encuentro entre amigos que la presentación de un libro.

«No resulta un libro fácil, nada de lo que ella escribe lo es, en el sentido de la liviandad», sigue diciendo Calloni en sus palabras de presentación; y es cierto, porque el valor de escribir en tiempo de guerra, de reflejar las crisis, el miedo, la memoria acumulada, ese sentimiento universal: el amor y la amistad, el exilio y el desexilio, con sus contradicciones históricas y las que quedan fijas en la memoria, son temas recurrentes, pero bien tratados, en una narradora que no escatima desbordarse para arrancar de su yo, el yo colectivo que camina en su Argentina.