Inicio
Cobertura informativa

Aventuras por los parques con Jesús David Curbelo

por: Kaly Smith Llanes

Conocí a Jesús David Curbelo hace unos años. Antes que escritor, para mí fue profesor. Asistir a sus conferencias de Literatura Latinoamericana en la Facultad de Artes y Letras era, no solo viajar por sus cadenciosas palabras, sino participar de una clase magistral sobre variedad de opiniones de la crítica literaria. Sus libros llegaron a mis manos de manera fugaz, me los prestaban, los leía –devoraba rápidamente– y luego los debía circular. Así, de sus textos –tanto prosa como poesía– no conservo ningún ejemplar, tan solo las reminiscencias –que no son pocas– que el tiempo ha dejado en mi memoria.

La reedición de Parques de Curbelo, por Ediciones San Librario, constituye un momento especial en la 20ª Feria. Su presentación en la sala José Lezama Lima, oportunidad creada para mostrar la “mirada del poeta sobre el espacio”, enriqueció en gran medida la introducción de los libros de escritores jóvenes cubanos. La versatilidad del autor hace que los poemas ronden entre una poesía íntima y desgarradora, y unos versos que llaman a un reencuentro con los lugares accesibles a un disfrute público y privado.

“Este libro es una especie de reunión de ciertos parques que han sido importantes en mi vida o en los sujetos líricos que hablan de mi vida”, expresó Jesús David Curbelo. Parte de un proyecto más abarcador denominado Éxodo, ha cobrado cierta autonomía, lo que demuestra el carácter y el entretejimiento de un lenguaje muy propio, y comparte sitios populares y lugares íntimos del poeta. Cada verso es un viaje a aquellas huellas que dejan los espacios “en la percepción de las cosas”.

Conversar con el autor sobre la obra, compartir criterios y escuchar en su propia voz sus textos, fue una oportunidad única en esta 20ª Feria. Adquirir el libro me hace recordar esos momentos en los que la poesía redime. Momentos, que como diría Curbelo, “no son más que fragmentos que se cortan, barajan y entremezclan/ en un parco ejercicio de salvación y orden”.