Inicio
Cobertura informativa

Debaten editores y escritores de Latinoamérica sobre unidad

por: Javier Gómez Lastra

Editores y escritores latinoamericanos de textos para niños y jóvenes aseguraron hoy que en la región existen condiciones a fin de que la literatura del continente trascienda fronteras y de poder convertir el género en una causa común de lucha en aras de la unidad.

En el encuentro, celebrado en la Sociedad Cultural José Martí de La Habana y enmarcado en la 20ª  Feria Internacional del Libro Cuba 2011, los asistentes coincidieron en la necesidad de que a través de los libros cada país proyecte su identidad,  y de que abran puertas de solidaridad y reconozcan la unidad en la diversidad.

Denise Ocampo, especialista del Centro de Investigación de la Cultura Cubana Juan Marinello, explicó que la solución a la pobreza, el analfabetismo y el trabajo infantil no está en la democratización de la literatura; sin embargo, el libro puede favorecer a la toma de conciencia, de crear una actitud crítica a contracorriente de la reproducción de la desigualdad y las relaciones de poder existentes.

«Cuando en el área se analizan los diferentes repertorios de lectura, se producen verdaderas ausencias y se corre el riesgo de que la imagen que perdure se parezca a las de las telenovelas, con su glamour o su way of life, y no a la verdadera realidad del continente, con sus tasas de pobreza, analfabetismo y violencia», significó.

Agregó que «Latinoamérica posee una historia común, con condiciones sociales, políticas y económicas análogas, similares discursos culturales y sometidas a sufrimientos parecidos».

Esteban Llorach, Premio Nacional de Edición (2003), ejemplifico el tema con diferentes obras, como La Edad de Oro de José Martí, donde el Maestro engarza, dijo, de forma magistral el tema y citó la narración Tres Héroes.

Emilia Gallego, presidenta del Comité Cubano del IBBY (Organización Internacional del Libro Infantil), destacó la independencia y crecimiento espiritual que brinda la literatura para el ser humano, y la importancia del inicio de ese hábito desde edades tempranas.

Durante la jornada se presento la colección ALBA Bicentenario, de la editorial Gente Nueva, con los libros Cuentos para soñar un país, de diferentes autores ecuatorianos, El legado secreto , de Rigoberta Menchú (Premio Nobel de la Paz en 1992); Dante Liano, la montaña que truena y otras leyendas de América, de Enrique Pérez Díaz y Simón era su nombre, de Edna Iturralde.