Inicio
Cobertura informativa

Cuesta arriba y con los vientos en contra

por: Ernesto Cuní

Ante la gran interrogante de cómo definir el ALBA se efectuó, ayer 14 de febrero, el panel El Caribe y el ALBA en el contexto hemisférico, organizado por integrantes de la Cátedra de Estudios del Caribe de la Universidad de la Habana y acontecido en la Casa ALBA Cultural del Vedado como parte de las actividades de la 20a Feria Internacional del Libro Habana 2011.

El panel estuvo integrado por la Dra. Tania García Lorenzo, vicepresidenta de dicha cátedra; el Dr. Jorge Mario Sánchez, investigador del Centro de Estudios de la Economía Cubana, y el Dr. Omar E. Pérez Villanueva; estudioso de la economía cubana.

Afirmaba la Dra. Tania García que "el ALBA tiene que ir cuesta arriba y con los vientos en contra…si hay un momento difícil de mostrarlo es en los momentos actuales, momento de crisis".

Incluye el ALBA, en su composición, a tres miembros del CARICOM, además de Venezuela, Nicaragua y Cuba. Bajo su filosofía se convocan a otros países que no forman parte de su geografía pero sí de su filosofía como proyecto, agregaba la Dra. García, "surge como un proyecto socio-político y de seguridad frente a la hegemonía de EE.UU. Es contemplativo, en su sistema integrativo busca un proyecto regional a partir de la coincidencia de los proyectos nacionales…tiene que construir ese proyecto regional a partir de realidades diversas".

Según la Dra. el diseño económico tiene que ser puntual teniendo en cuenta que sus miembros tienen diferentes esquemas en sus economías.

Resaltando los aspectos que debe desarrollar la economía de un país destacó: "La alfabetización y los proyectos post-alfabetización son proyectos socio-económicos; no hay base económica si no hay alfabetización"; sin dudas, el ALBA posee varios logros en  las comunicaciones —por solo citar un ejemplo—, el satélite Simón Bolívar, la extensión del cable de fibra óptica, entre otros proyectos. 

Respecto al crecimiento económico en contraste con otros países reveló la Dra.: "El ALBA está entre un cinco por ciento de crecimiento  destacado en comercio en solo cinco años de existencia, hay que seguir insistiendo en zonas que aún no tienen suficiente influjo económico como en los servicios, que aumentarán el nivel de  la base productiva; el trabajo cultural y la inversión recíproca que no lleva a competir con los niveles foráneos".

"El Caribe está en disposición de desplegar fuerzas y seguir el camino en la búsqueda de una solución económica".

Por su parte el Dr. Jorge Mario Sánchez estableció una serie de acotaciones que a su entender dan al traste con el derrotero del ALBA. Piensa que hay cosas que no van a pasar con el ALBA: "no va a desaparecer la estructura básica de diálogo político con la OEA; no van a cambiar los flujos de remesas en los países que la integran; no va a desaparecer el narcotráfico y la emigración; el ALBA debe cubrir esos retos".

Hacia el interior del ALBA: los acuerdos se basan en la cooperación, incluyen los conceptos de asimetría, de cooperación bilateral. La fuente principal de abastecimiento es el petróleo venezolano; sin ese factor no se puede desarrollar el ALBA, es un proyecto que empieza con un modelo rentista a partir del petróleo. Uno de los errores es ver al Caribe como un grupo de homogéneo que mira hacia Venezuela, concluyó el Dr. Jorge.

Según el Dr. Omar E. Pérez Villanueva hay mal manejo del concepto de integración, "los proyectos sociales son los que más han avanzado, no así los proyectos económicos; no olvidar las diferencias de los sistemas políticos, no puede haber integración con dos sistemas políticos imperando. El tema del petróleo ha hecho más atractivo el ALBA, por lo barato de su precio. Todavía tiene que profundizar más el ALBA", concluyó.