Inicio
Cobertura informativa

Alicia Alonso comparte su magia en los Diálogos con la danza

por: Lilien Trujillo Vitón

Desafiando la gravedad su cuerpo se eleva y flexiona en el aire. Cada gesto recuerda la cualidad innata de las mariposas. Luego desciende como diosa o como ángel, con la delicada precisión del sastre. Sus pies cosquillean el escenario con aguda y sutil intermitencia. Luego, como la tierra, gira y  gira su cuerpo leve en una sola pierna. Extiende sus manos al cielo. Se escucha el aplauso. Esa fue Alicia: no fue solo talento su gracia, también magia.

Pero la magia es ardid y el ardid, persistencia y deseo. Es sueño y acción, en ese orden. Esa es la lógica de la magia. Esa ha sido también la clave en la carrera de Alicia Alonso. Así queda sentenciado en sus Diálogos con la danza, libro «notablemente enriquecido» y reeditado «cuidadosamente» por la editorial Letras Cubanas a propósito de la 20a Feria Internacional del Libro de La Habana.

En Diálogos… Alicia ofrece una compilación de recuerdos de la génesis de su carrera, breves impresiones sobre algunas obras de su repertorio, testimonios acerca de famosas personalidades con las que compartió escenario, así como puntos de vista sobre la profesión del bailarín y el arte de  la danza en general.

El libro fue presentado la víspera, en la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba por Pedro Simón y los poetas Roberto Méndez e Ivet Fuentes quienes coincidieron en la trascendencia de esta obra, no como un potencial adelanto de las memorias de Alicia Alonso, sino como un legado académico para las presentes y futuras generaciones de bailarines en Cuba y el mundo.

«A Diálogos con la danza le faltan muchas cosas para ser unas memorias, pero ofrece infinidad de elementos para apreciar el itinerario artístico de Alicia y es en ese sentido donde radica el valor de este libro» refirió el poeta Roberto Méndez, y agregó que el sentido más alto esta obra es el de la docencia.

Para Pedro Simón «Diálogos…es un libro que enseña de historia de la danza, de técnicas y también de la ética del artista» lo cual, comenta, «es muy positivo en el campo del ballet específicamente, porque es un área cuya naturaleza eminentemente práctica ha descuidado la meditación y sistematización teórica de sus conocimientos».

Actualmente el libro está siendo traducido al idioma inglés, en la Editorial José Martí, para llevar el testimonio de esta leyenda viva a otros países, al tiempo que Alicia continua trabajando en otras páginas que, quizás dentro de unos años, engrosen aún más esta obra cumbre que son ya sus Diálogos con la danza.

Mientras, su estela se legitima cada vez más en el mundo del ballet universalmente. El escenario se resiste a olvidarla y ella, como eterna devota a su reino, vuelve a los aires, se eleva ahora en su mente, extiende las manos al cielo con delicadeza única. El aplauso se ha vuelto perenne. Alicia misma se nos hace infinita. Es la magia.