Inicio
Cobertura informativa

Escuchando a Roberto Zurbano, leyendo a Frantz Fanon

por: Kaly Smith Llanes

Cada presentación de un libro marca al público y promueve diversos sentimientos hacia la lectura. La sala José Antonio Portuondo auspició hoy una de las mejores invitaciones a la reflexión. Escuchar a Roberto Zurbano es un privilegio del que no todos los días se puede disfrutar, no solo por lo inteligente de las propuestas que brinda a los receptores sino también por la maestría con que convierte palabras en verdades. Mas no fue solo escuchar a Zurbano, sino que a las manos de los presentes llegó Piel negra, máscaras blancas, del martiniquense Frantz Fanon.  

La última presentación de la Editorial Caminos, del Centro Memorial Martin Luther King, entrega al lector un texto sugestivo que conseguirá reflexiones profundas no solo en aquellos a los que les interese la temática racial sino también en los que deseen desentrañar cuestiones que atañen a la realidad de Cuba y el mundo.     

"Piel negra, máscaras blancas fue publicado en Cuba en 1968 y ahora aparece esta segunda edición que llega en un contexto muy diferente y quizás más provechoso para aquilatar su valor” señala Zurbano en el prólogo del libro. Pero aquilatar el valor de esta excepcional obra consiste en extraer “el poder subversivo de una realidad que hay que subvertir” como diría en la presentación. “En los años 60´ el espíritu de la época permitió recepcionar el texto con una lectura más anticolonialista” –recuerda Zurbano el contacto entre el Che y Frantz Fanon- “pero en los momentos actuales donde el debate en torno a la temática racial se ha movido, significa incluirnos y personalizar de alguna manera el giro de un pensamiento académico continental que debe ser más activista, más práctico. La recuperación en Cuba de esta obra radical, “agresiva”, de un pensador subversivo que realizó un agudo y desenfadado desmontaje del racismo, permite al lector cubano comprender mejor su realidad. Solo deconstruyendo la herencia de la esclavitud y el reflejo del racismo, las nuevas generaciones podrán entender mejor “esa cultura de la emancipación y de la libertad que África nos lega”.