Inicio
Cobertura informativa

Salud y suerte del libro boliviano para niños

por: I. Rodríguez

                                                                                                                            

 

 

La conferencia Panorama contemporáneo de la literatura infantil boliviana, a cargo de la escritora Liliana de la Quintana, tuvo lugar hoy, en la sala Nuestra América de La Cabaña.

El trazado de un amplio itinerario por los principales autores y títulos del pasado y presente en cada una de las regiones de Bolivia,  permitió a la autora describir un escenario pletórico de buena salud para la literatura dedicada a niños y jóvenes en ese país.

En la actualidad, el ámbito literario dedicado a los más jóvenes en la nación andina, se caracteriza por una diversidad temática sin precedentes, que va desde la recuperación de las tradiciones indígenas y la recreación histórica hasta la preocupación por el medio ambiente y el tratamiento de problemáticas sociales, con lo que se está produciendo una «antítesis del neoliberalismo» en este tipo de  producción literaria. Pero para Liliana de la Quintana, el reto consiste en poner más en práctica el reconocimiento de la multiculturalidad, pues todavía un gran volumen de las publicaciones se edita en idioma español, el cual no siempre es accesible para los niños y jóvenes procedentes de alguna de las 36 etnias indígenas que hoy quedan en Bolivia.  
    
Según la conferencista, el renacer que experimenta el género se sustenta en un conjunto de condiciones favorables, entre las que destaca la destinación de recursos, por parte del gobierno de Evo Morales, para la creación de la Academia Boliviana de Literatura Infantil en 2006 (de la cual es miembro la conferencista), entre otras instituciones que también le dan seguimiento al tema. Ello ha permitido que incluso los acercamientos teóricos a la liiteratura infantil hayan ganado en consistencia y continuidad en los últimos años, a la vez que un número significativo de editoriales nacionales redimensionan los esfuerzos destinados a los más pequeños.

Por si fuera poco, al grupo de escritores bolivianos que están haciendo aportes sustantivos desde otros países, se suman varios autores extranjeros que escriben sobre Bolivia, como los cubanos María Aguilar Fons y Luís Carrera, entre otros. Además, el país cuenta con una nueva generación   de ilustradores que propicia una auténtica revolución en cuanto al atractivo visual de las propuestas editoriales.

En suma, un panorama muy alentador para la construcción de una literatura infantil propia de un estado verdaderamente multicultural e independiente. Algo que puede constatarse en el colorido y acogedor stand del Ministerio de Cultura de Bolivia.