Inicio
Cobertura informativa

Rusia con nosotros en la Feria

por: Yohamna Depestre

En la sala Alejo Carpentier se llevó a cabo el conversatorio sobre los poetas y la poesía rusa. El vocero fue el reconocido poeta, prosista, traductor y ensayista, Sergei Gandlevski; galardonado con los premios Antibooker, Málaya Bukeróvskaya, Sevérnaya Palmira, Apollon Grigórievich y Poeta.

En sus palabras iniciales Gandlevski expresó que, «era la primera vez que leía sus versos en un país, tan distante de su tierra». El recital, dinámico en su forma —podríamos calificarlo de recurso teatral— se apoyó en su idioma madre para declamar: «Retrato de una artista en la adolescencia» y nueve poemas sin títulos. Composiciones relacionadas con la cotidianidad, ese rito que hace al hombre apegarse a la vida y a la muerte.

Los textos, inmediatamente traducidos a nuestro idioma, fueron tomados de una versión hecha en España, que no conserva el ritmo y la rima de los versos originales, como lo hiciera la traducción cubana en el libro Rusia, poesía viva; compilación de cultores contemporáneos del género, presentada en la pasada Feria internacional, bajo el sello editorial Arte y Literatura, en su colección Lira.

Ante la pregunta, ¿cuál de las traducciones le satisfizo más?, el escritor agradeció a todos aquellos que lo traducen, y a través de una anécdota, destacó la importancia del contacto entre el público y el artista. Cuenta Gandlevski que siendo niño, sus padres le dieron a ver reproducciones de pinturas —en blanco y negro— de artistas famosos; cuarenta años más tarde, las pudo apreciar en los museos y muchos de ellas, le parecieron pobres ante las reproducciones.

Para el escritor y traductor, la vanguardia de su país se encuentra  en la poesía;  género donde se advierte el máximo desarrollo de un idioma, la zona más íntima, detalles estos que la hacen difícil a la hora de traducir.

«Todo lo demás toman las posiciones que ella conquistó. Una buena poesía es la punta de la lengua y es la esencia de nuestro conocimiento del mundo». Apunto el poeta ruso a manera de colofón del recital-conversatorio.