Inicio
Cobertura informativa

Lira y Ala de Colibrí en la Lezama Lima

por: Nancy Maestigue Prieto

Hacer conciliar dos colecciones en una misma presentación es dar opciones al lector asistente a las salas. Ante esta perspectiva, la Editorial Arte y Literatura propició la presentación de Bueno y sin prisa. Too Good to Rush, una selección de poesía norteamericana; El manzano, de Tomaz Šalamun, de la Colección Lira, y Dos ante el laberinto: José Lezama Lima, Julio Cortázar, con selección y prólogo de Roberto Méndez, de la Colección Ala de Colibrí. La presentación tuvo lugar en la sala Lezama Lima de la Fortaleza de la Cabaña, como una invitación a leer.

Omar Pérez, traductor y prologuista de Bueno y…, a su vez presentador del título, dialogó con los presentes sobre cómo se gestó la idea de hacer un libro para publicar en Cuba, él y un grupo de poetas que en el año 2000 visitaron la Isla invitados por Reina María Rodríguez. Desde ese momento y con la colaboración de Jonathan Skinner, que junto al propio Omar hizo la selección, fue naciendo Bueno y sin prisa…, que debe su nombre a la intención de lograr hacer un libro excelente y sin apuros; no querían correr.

Los textos recogidos abarcan diversos estilos poéticos, y todos demuestran el dominio de la palabra, así como el amplio espectro lírico que los envuelve.

Por su parte, El manzano rompe con las formas poéticas tradicionales y crea un juego, ironiza, provoca al tratar temas tan recurrentes como el amor, la amistad, la cotidianidad del ser humano.

Roberto Manzano, -con esa ecuanimidad, solidez y carisma propia de seres como él- al referirse a El manzano —valga la analogía— lo reseñó como “un libro que narra el hecho poético, una vía para alcanzar el paradigma de lo que hoy se hace con la lírica”.

Está trabajado con una instrumentación que trata la realidad, con el objetivo de llegar a donde quiere el poeta, por medio de un recorrido sicológico, social, bíblico, a través de un sujeto sanguíneo que vive en un mundo que se representa, se evoca y permite romper con el tiempo y el espacio, con la temperatura que le imprime Šalamun. “Es una representación lingüística de un autor especial, que como es lógico, refleja una influencia de la poesía escrita en Estados Unidos”, fueron las palabras finales de Manzano.

“Una de las secuelas que dejó el centenario de Lezama para homenajear al escritor fue la idea de hacer algo para la Colección Ala de Colibrí”, expresó Roberto Méndez al presentar Dos ante el laberinto: José Lezama Lima, Julio Cortázar, que al decir del propio presentador, también prologuista y seleccionador de los textos, “presenta  dos figuras muy cercanas en la vida, con una amistad limpia, reposada y duradera, comenzada de forma casual cuando Córtazar descubre en París un ejemplar de la revista Origen; posteriormente conoce a Lezama en un viaje que realiza a La Habana”.

La lectura de los ensayos es de un disfrute gustoso, que impulsa a regresar a Rayuela, y en Cortázar, enaltece la forma de defender la obra de Lezama. Los textos son dirigidos al lector, no a los especialistas.