Inicio
Cobertura informativa

Recibe Olga Portuondo Premio Nacional de Ciencias Sociales 2010

por: Félix Bolaños

El Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas 2010, concebido para aquellos autores que han realizado aportes de consideración al país en estas disciplinas durante una larga trayectoria creadora, fue otorgado a la doctora Olga Portuondo Zúñiga, en ceremonia oficial celebrada en la sala Nicolás Guillén; que se prestigió con la presencia de los ministros de Cultura de Bolivia y Cuba,  Zulma Yugar y Abel Prieto, respectivamente; Lina Domínguez Acosta, viceministra del Ministerio de Ciencias, Tecnología y Medio Ambiente y Zuleica Romay Guerra, presidenta del Instituto Cubano del Libro.

El jurado, presidido por Pedro Pablo Rodríguez, Premio Nacional de Ciencias Sociales 2009, e integrado por Daysi Rivero Alvisa, Concepción Nieves Ayús, Olga Fernández Ríos, Enmanuel de Jesús Tornés Reyes y Gloria J. García Rodríguez; acordó por unanimidad otorgar el altísimo galardón a la doctora Portuondo por los aportes sistemáticos de su obra historiográfica, caracterizada por la novedad y originalidad de sus temas, al tiempo que ha dilucidado numerosas facetas de la cultura y de la historia regional y nacional; por su significativa presencia en la cultura cubana a través del ejercicio de la investigación, la docencia y el rescate del patrimonio histórico-cultural, y por la proyección y el reconocimiento internacionales que su obra y magisterio han alcanzado.

Pedro Pablo, quien pronunció las palabras de elogio a la premiada,  aseguró que en la constancia y la tenacidad reside el porqué de su obra, pues ella supo desde joven seleccionar un perfil que ha ido anchando poco a poco, aprovechando cualquier resquicio de su tiempo para buscar en archivos, libros y publicaciones periódicas, escribiendo sin cesar, para introducir sus resultados en el ámbito de la historiografía. «Su madurez, su experiencia, sus años, han ido perfilando y puliendo sus juicios, su estilo, la extensión de su mirada para abarcar los procesos históricos: esa permanente meta del historiador». Si tenemos hoy una idea más cabal de los procesos formadores de la nación cubana en toda su extensión geográfica, apuntó, es algo que le debemos en parte importante. Y concluyó describiendo a la premiada como persona de entrega absoluta a su tiempo y a su pueblo.

Por su parte Olga Portuondo patentizó, en sus palabras de agradecimiento, el alto honor que significa para ella recibir una distinción que antes ha sido otorgada a distinguidos científicos de las humanidades, y porque es la primera vez que la recibe un estudioso de las ciencias sociales del interior del país: un hecho posible gracias a que la historiografía de la mayoría de nuestras provincias ha llamado la atención por su adelantamiento, y a que las condiciones territoriales, creadas por la Revolución, han sacado a la luz pública numerosos resultados, lo que significa una ganancia neta para la historia de Cuba, para comprendernos mejor y ayudar a enrumbar nuestra sociedad y nuestra economía, con un dominio mayor de ese pasado integrador.