Inicio
Cobertura informativa

La bicicleta de Leonardo

por: Nancy Maestigue Prieto

Con la entrada del siglo XX, la novela mexicana latinoamericana escrita en español experimentó un gran auge. Dentro de ese despliegue, la narrativa mexicana se va a desarrollar, coincidiendo con la Revolución Mexicana de 1910, a partir de un crudo realismo y como resultado de la influencia de los escritores James Joice, Virginia Wolf, Aldous Huxley, y fundamentalmente, la de John Dos Passos y William Faulkner, sin olvidar a aquellos que les precedieron.

Las nuevas técnicas, estilos y perspectivas, con temas universales van avanzando en el tiempo hasta llegar al presente, donde los autores pueden recrearse en espacios, ambientes, tramas, entre ellas, la policial, como es el caso de La bicicleta de Leonardo de Paco Ignacio Taibo II —mexicano de corazón, aunque nació en España—, que la Editorial Arte y Literatura publicó para esta edición veinte de la Feria Internacional de Libro, Cuba 2011, en su Colección Dragón.

El escritor y ensayista Jorge Fornet, en su intervención fluida, amena y entusiasta se refirió a Taibo II como uno de los renovadores del policial en Iberoamérica y al referirse a La bicicleta…, comentó que era una de las novelas más premiadas del autor, la cual presenta una intriga apasionante como respuesta a las exigencias de un lector que quiere se sorprendido.

A lo largo de la historia, se mezclan permanentemente realidad y fantasía —propio de lo real maravilloso americano, esbozado por Carpentier en el prólogo de El reino de este mundo—, para hilvanar historias, aparentemente sin relación, y al final encontrar la unidad entre ellas, donde se entrelazan diferentes registros, desde el más vulgar hasta el más culto, en un juego de espejos intertextuales que reflejan una realidad múltiple y fraccionada, y donde Leonardo da Vince es la clave simbólica.