Inicio
Cobertura informativa

El espíritu de Alice Walker

por: Nancy Maestigue Prieto

A Alice le hubiera gustado estar aquí, pero un amigo enfermo de cáncer está al morir, y la escritora, con ese espíritu que nunca la abandona, decidió mantenerse a su lado, aun así no olvidó transmitir un agradecimiento a la Editorial Arte y Literatura por la publicación de su novela El templo de mi espíritu, en la Colección Orbis, que presentara, en la Sala Alejo Carpentier, el traductor Manuel García Verdecia, y el placer de que los lectores cubanos pudieran entrar en contacto con un título que tiene mucha significación para ella.

El templo… es una historia sobre el amor, la identidad, el reencuentro, que en su desarrollo atraviesa siglos y continentes, donde se entrelazan las vidas de las tres parejas, ejes de la novela, y donde el triángulo amoroso está presente, con matices diferentes por el tratamiento que la autora le da a la mujer, porque no solo quiere elevarla, sino ponerla al mismo nivel que el hombre, al aplicar su propia concepción sobre el lugar que esta debe ocupar, contraria al feminismo: su mujerismo, como suele decir.

El amor y el sexo tienen una fuerza impresionante en la novela, a través de un mecanismo de desdoblamiento, donde los valores se unifican. Toda la historia se convierte en “una espinosa red que se teje a retazos”, al decir de Verdecia.

Pero Alice Walker también denuncia el daño que reciben los negros por la opresión de la esclavitud en África y el Sur de los Estados Unidos, unido al prejuicio racial, todavía existente en la actualidad.

Y como reza en la nota de contracubierta: “Walker describe vívidamente el sexismo, el racismo y la pobreza que hacen que la vida sea a menudo una lucha. También presenta como parte de esa vida, los puntos fuertes de la familia, la comunidad, la autoestima y la espiritualidad”.