Inicio
Cobertura informativa

Un recluso en la Feria

por: Nancy Maestigue Prieto

En una de sus tiradas, el semanario londinense The Sunday Times decía sobre Recluso de Hugh Lewis: “[…] es un excelente libro, justo, no sensacionalista, concebido con sensibilidad y escrito con intensidad”, mientras que el escritor y traductor Omar Pérez, presentador del título, que en esta 20a Feria Internacional del Libro, Cuba 2011, la Editorial Arte y Literatura tuvo a bien publicar en su Colección Orbis, expresaba, ante los presentes en la sala Alejo Carpentier en este primer día, que “el original en inglés, no estaba escrito ni en el estadounidense ni en el de Inglaterra, sino en el inglés africano”. Además, consideró que la intención de la traducción estuvo encaminada a congeniar con el lector cubano; de ahí, los modismos carcelarios —porque de eso trata la novela— están traducidos a lo cubano.

La historia está tejida a partir de la propia experiencia de Lewis como preso político blanco, durante siete años en cárceles sudafricanas, propiciado por el aphartheid, donde estuvo condenado a la separación y el aislamiento.

Tanto el arzobispo Desmond Tute, premio Nobel de la Paz, como Omar Pérez, coinciden en que Recluso es un texto donde el sentido del humor es un regalo —según Desmond— carente de odio y rencor, para Omar.

La presencia de las miserias humanas representadas por los abusos de poder, el maltrato, el despojo, la corrupción, llevará al lector a una irremisible reflexión, sin que por ello abandone y acompañe a su autor en la alegría de vivir.