Inicio
Cobertura informativa

¡Ya estamos en Feria!

por: Félix Bolaños

«Hace cincuenta años miles de jóvenes y adolescentes cubanos libraban una de las más hermosas batallas de esta Revolución, soñada, construida y defendida por los jóvenes, al tomar por asalto valles y montañas, talleres y fábricas, sin más herramientas que cartillas y manuales para enseñar a leer y escribir a más de un millón de compatriotas, en una Campaña de Alfabetización que sería la primera acción cultural de carácter masivo de la Revolución triunfante», afirmó Zuleica Romay, presidenta del Instituto Cubano del Libro, en las palabras que dejaron inaugurada la 20ª Feria Internacional del Libro (FIL), Cuba 2011.

La ceremonia, celebrada en la Plaza de Armas de la Fortaleza San Carlos de La Cabaña, fue presidida por Esteban Lazo, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y vicepresidente del Consejo de Estado, Ricardo Alarcón de Quesada, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular y Abel Prieto Jiménez, ministro de Cultura.

Se encontraban presentes, además,  los ministros de Cultura de los países miembros del ALBA, invitados de honor de esta edición de la Feria. Erika Silva, ministra de Cultura de la República de Ecuador, quien hizo uso de la palabra representándolos, señaló que este proyecto promueve un espacio de integración cultural, de expresión de la rica diversidad cultural de nuestros pueblos —una de sus mayores potencialidades y orgullos—, y con ello, expresa la necesidad de compartirla, conocerla y vivirla:

Justamente eso es lo que Cuba hoy hace en la 20ª Feria Internacional del Libro, al haber designado a las culturas del ALBA como invitadas de honor de esta prestigiosa Feria. Esa honrosa designación posibilita visualizar nuestra rica diversidad multicultural y étnica, evidenciar nuestros talentos, estimular el diálogo y debate de ideas entre nuestros escritores, cientístas sociales y filósofos, aproximarnos a la problemáticas específicas de cada país y sus respuestas originales, ponernos de cara a la creatividad e innovación de nuestras industrias editoriales y finalmente, compartir la cultura viva de nuestros pueblos.

Esta 20ª FIL se dedica también al narrador y periodista Jaime Sarusky, Premio Nacional de Literatura 2004 y al ensayista y filósofo Fernando Martínez Heredia, Premio Nacional de Ciencias Sociales 2006. El autor de Un hombre providencial, Los fantasmas de Omaja y Rebelión en la octava casa, entre otros significativos textos, calificó, en su intervención, a esta y a las anteriores ferias del libro, como un símbolo de la clara voluntad de los cubanos de no cejar en el afán de hacer suya la cultura, a pesar de las dificultades y carencias que afrontan. Por su parte, Martínez Heredia recordó cómo la Revolución Cubana modeló la persona que es hoy: «Dentro de ella he seguido hasta hoy, me ha enseñado a luchar y pensar por la libertad y la justicia social, sin concesiones…». Y terminó con  una exhortación:

Que la cultura cubana utilice su  maravilloso desarrollo para alimentar bien a todas las personas de Cuba y fortalecer así los espíritus y las subjetividades que serán decisivos para vencer los desafíos y crear las nuevas realidades tangibles, y que la política que nos guíe sea una cultura para la liberación.

Zuleica concluyó sus palabras agradeciendo la amorosa entrega de los editores, el trabajo del Parque Histórico Militar Morro-Cabaña, de las restantes sedes capitalinas, del gobierno de La Habana, la industria poligráfica nacional, el Instituto Cubano de Radio y Televisión, los órganos de prensa y otras instituciones, cuyo aporte desinteresado y entusiasta ha contribuido a minimizar los efectos de las difíciles condiciones económicas en que se organiza esta Feria, para la que se han podido terminar  dos mil títulos y más de seis millones de ejemplares. En especial, resaltó la decisiva participación que en ella tendrán nuestros escritores, intelectuales y artistas, «hijos queridos y admirados de este pueblo, orgulloso de su estirpe y de su obra». Con el compromiso de ofrecer un inolvidable espacio para el intercambio, la reflexión y el descubrimiento, la solidaridad y el diálogo intercultural, declaró inaugurada la 20ª Feria Internacional del Libro, Cuba 2011.