Inicio
Cobertura informativa

Tarde de lauros en la Feria del Libro

por: Lilien Trujillo

Los premios más importantes de la poesía y la narrativa en Cuba se otorgaron la víspera en la sala Nicolás Guillén de la fortaleza de San Carlos de La Cabaña, en una edición que saldó deudas con obras reincidentes, al menos en los Carpentier, según declararon los galardonados.

Alberto Marrero se alzó con el Premio de poesía Nicolás Guillén 2014, con Las tentativas, “un conjunto poético de sostenida calidad estética que conjuga la experiencia del conocimiento con la vivencia personal”.

El jurado, compuesto por Basilia Papastamatíu, Leyla Leyva y Arístides Vega, resaltó que la propuesta de Marrero apuesta por la nitidez y, al fluir sin altisonancias, logra integrar con efectividad lo coloquial y lo conceptual, la evocación de una cultura heredada y las circunstancias de lo cotidiano.

Para el autor, Las tentativas es “una manera de aproximarse a lo que de antemano sé que nunca conseguiré tocar o comprender en todo su esplendor”.

En los apartados de ensayo, cuento y novela del Premio que organizan la Fundación Alejo Carpentier y la editorial Letras Cubanas, los privilegiados fueron Raydel Araoz, Sergio Cevedo y Nelton Pérez, con Las praderas sumergidas. Un recorrido a través de las rupturas, La gran ola de Kanagawa e Infidente, respectivamente.

Las praderas sumergidas. Un recorrido a través de las rupturas se acerca al tema de la poesía experimental en Cuba, poco transitado por la crítica y la historiografía cubanas. La gran ola de Kanagawa, por su parte, destaca por la notable calidad de los relatos, la coherencia estilística, el uso eficiente del lenguaje y el hábil manejo de la narración para despertar y mantener el interés de los lectores.

Mientras, la novela de Nelton Pérez lleva al rango de ficción ese breve y cuasi desconocido  lapso histórico de la estancia de Martí en la Isla de Pinos. Se trata de un texto caracterizado por el dominio del género epistolar, así como por la imbricación de planos, técnicas y tiempos narrativos.

El jurado de novela decidió otorgar, además, una mención a Rodolfo Alpízar por Robaron mi cuerpo negro, por el tratamiento innovador del tema de la esclavitud. 

La Feria del Libro de La Habana, día a día y por dentro, míralo y descárgalo en:

Youtube


Editado por: Nora Lelyen Fernández