Inicio
Cobertura informativa

Bajo el amparo del Pinos Nuevos 2014

por: Yohamna Depestre Corcho

En la sala Lezama Lima, bajo la conducción de la editora Beidy Medina Villasoso, se recomendaron al público presente los dos ejemplares que la Editorial Letras Cubanas tiene para promover los Pinos Nuevos, premio cuyo objetivo es estimular la creación de jóvenes escritores, menores de 35 años.

La cotidianidad nos mata, nos avasalla, pero la cotidianidad también nos dice que estamos viviendo. Y los libros que premia el Pinos Nuevos 2014, en la categoría de poesía y narrativa, llevan consigo esta marca. Esto se pudo constatar cuando Yeni Rodríguez Valdéz, presentadora de Bon Appétit —libro ganador en poesía— leyó los escritos de Dalila León Meneses. A la vera de este poemario estaban el ajo, la vecina que vende maní, el apagón, el desasosiego de una noticia radial, el pan mañanero o tardío.

Su autora, miembro de la Asociación Hermanos Saíz y presidenta de su sección de Literatura en Sancti Spíritus, agradeció sus palabras y explicó que una de sus técnicas era ser sincera al escribir. Leyó para el público algunos poemas escogidos al azar, entre ellos este:

Mientras la radio habla
sobre otro coche-bomba
¿en Siria o Irak?
mi madre frente al fogón
se escurre el sudor y dice
todo sigue igual
nada cambia
y la veo
machacar los ajos para el almuerzo
con esa rabia de años
años frente al fogón
pensando en algo más
que coches-bombas
o dientes de ajos
pensando en la vida
que está en otra parte
pensando.
Mi madre piensa en su vida
que sigue igual
no cambia.

Por su parte, Beidy Medina Villasoso, quien fuera la editora de Jaurías de la urbe, libro que obtuvo el Premio Pinos Nuevos en narrativa, expresó que los cuentos de Eric Flores difuminan la realidad cotidiana en humanos que parecen perros, con el jadeo que deja un día de supervivencia, cotidiano también: no hay escapatoria. La jauría en la lucha diaria, a la espera, de ser cazado o ser víctima.

El autor, ganador del premio Calendario en ciencia ficción y miembro del grupo Espacio Abierto, dijo que encontraríamos en las páginas un poco de la oscuridad que hay dentro de él.

A continuación, leyó la dedicatoria, las palabras más cotidianas que decimos, y que nunca debieran ser fingidas:

A Muerta y Kisara, por encima de todo.
A Jesús, Yoss y Raúl, que sustentaron la fe en estos cuentos.
A Heras León, por el curso del Onelio y por sus opiniones que hicieron crecer mis ansias de superación.
A Stephen King, por recordarme que lo más importante es seguir tecleando cuartillas.
A los mencionados, a los olvidados.
A los presentes, a los ausentes.
sin ustedes, este libro no hubiera existido.

Para terminar agradeciendo a todos.
  
La Feria del Libro de La Habana, día a día y por dentro, míralo y descárgalo en:

Youtube


Editado por: Nora Lelyen Fernández