Inicio
Cobertura informativa

La mujer en la literatura de la India

por: Yanet Bello Reyes

Nociones de la india han llegado a nosotros a través de numerosas obras de su milenaria cultura. Sin embargo, la tarde del 14 de febrero -en la sede de la Feria del Libro- en el conversatorio realizado por Urvashi Butalia, nos dimos cuenta de algo que, tal vez por ser lejano a nuestra realidad pasa desapercibido: la  escasa o nula presencia de la mujer
india en la literatura, incluso en la cultura.

El papel de la mujer india en la sociedad ha quedado relegado a lo largo de los siglos a un segundo plano, supeditada a la voluntad del hombre: primero, del padre y los hermanos; luego, del esposo. Por su cultura machista, la mujer está en la sombra y ocupa un papel secundario, no tiene los mismos privilegios que el hombre, pero sí muchas mas obligaciones. Pero los hindúes, a diferencia de Occidente, no esconden ni se avergüenzan de pensar así.

Otra es la realidad que nos llega a través de Bollywood. Bellas mujeres, amadas y mimadas por sus coprotagonistas masculinos y por la familia. Pero lo cierto es que 447 millones de mujeres indias viven en zonas rurales y, a pesar de ser las principales productoras agrícolas del país, no posen ningún control sobre la propiedad de la tierra y la agricultura. No es de extrañar entonces, que su papel en la literatura sea pasivo, como un bello objeto, a merced de la voluntad de su familia o cónyuge.

Urvashi Butalia, es una feminista india, editora e historiadora, licenciada en Literatura y máster en estudios de Sur-Asia por la universidad de Londres. Actualmente es directora y cofundadora de la editorial Kali, la primera casa editorial feminista de la India.

En 1998 escribió El otro lado del Silencio: voces de la partición de la India, uno de los libros más influyentes acerca de los estudios sur asiáticos de la pasada década. Se mantuvo seis meses en la lista de bestseller y ganó el premio de la Asociación de libros históricos en el 2001. El texto es el producto de setenta entrevistas a sobrevivientes de la Partición y enfatiza, particularmente, la violencia contra las mujeres.

Hay un índice bastante reducido de crímenes violentos en la mayoría de las grandes ciudades del país. En la India las calles son seguras, pero una mujer no está a salvo en su propia casa. Cada seis horas, una joven casada muere quemada, a golpes, o comete suicidio por del abuso emocional o físico por parte de su esposo.

El problema del maltrato a la mujer no tiene fronteras culturales y está tan aceptado por la sociedad que a las víctimas no les ha quedado más remedio que resignarse. Acerca de esto Butalia refirió que:

Está claro que los conflictos hoy en día, son conflictos modernos, se lucha, no solo con un arsenal de armamento sofisticado, también con las palabras y la pintura, el uso de los medias, argumentos y discusiones. Las batallas se dan por los territorios, soberanía, vivienda, poder y sobre todo el control, no solo de los recursos, sino también de la mente.

Se refería con eso a la lucha mediática y las campañas que ella misma desarrolla desde su trabajo a favor del reconocimiento de la mujer india. Esta activista, labora intensamente en el movimientos feministas globales y ha realizado varias conferencias en diversos países del orbe. Fue premiada con el Nikkei Asia Award for Culture en 2003, por sus libros, y por su trabajo editorial en favor de la mujer y la literatura feminista.

 

Editado por: Patricia Marin